Los especialistas creen que la cobra permanece en el sótano del edificio. (Shutterstock)

Los expertos en vida silvestre son claros y desaconsejan tener animales salvajes en cautiverio en casas particulares. 

Este tipo de prácticas puede generar situaciones de peligro como la que vive un grupo de más de 30 vecinos de la localidad alemana de Herne (Renania del Norte-Westfalia).

Según el diario local Welt, una cobra de unos 5 pies de largo escapó de una casa y a pesar de los esfuerzos de las autoridades locales, el reptil aún no ha sido localizado. 

Este hecho ha provocado que los habitantes de cuatro edificios hayan sido desalojados de sus hogares ante el peligro que el animal representa. El hecho de que se haya puesto en resguardo a los vecinos radica principalmente en que todos los sótanos de las casas está conectados entre si.

El propietario de la cobra fugitiva, que desapareció el pasado domingo sin dejar rastros, tenía en su hogar otras 20 serpientes venenosas, las mismas que le han sido confiscadas por autoridades del gobierno alemán. 

De acuerdo con medios alemanes, una unidad especial de bomberos junto con expertos en serpientes han utilizado cinta adhesiva especial para detenerla y esparcido harina sobre el piso con la esperanza de seguir su rastro. 

Los especialistas creen que la cobra permanece en el sótano del edificio, aunque esto no ha podido ser confirmado y no descartan que haya escapado hacia el exterior.

Por el momento, las autoridades y los bomberos han recomendado a los residentes de la zona no acercarse a un radio de 500 metros (0.3 millas) alrededor de las casas y extremar las medidas de seguridad en los hogares, como mantener puertas y ventanas cerradas, en lo posible.

La serpiente, según comentó el experto Roland Byner al diario Welt, es una cobra monocelada (Naja kaouthia) con una longitud estimada de 4.6 a 5.2 pies. Es altamente tóxica y una simple mordedura puede poner el peligro la vida de una persona.


💬Ver 0 comentarios