El gobierno español admite que el presidente plagió textos, pero que fue
Las sospechas se centran sobre dos textos que Sánchez firmó como propios. (EFE)

A pesar de los esfuerzos del Palacio de la Moncloa, el caso sobre el supuesto plagio de textos por parte del presidente Pedro Sánchez no sólo sigue abierto, sino que hasta sus socios de gobierno le piden explicaciones ante la aparición de nuevas evidencias.

En las últimas 48 horas surgieron nuevos indicios de "copiado" que complican al presidente y cuya veracidad La Moncloa reconoció, si bien lo hizo bajo la explicación de que fue "un error involuntario".

Así, el gobierno admitió que en varios textos firmados por el presidente aparecen párrafos enteros copiados de otra persona, sin que el autor original sea citado ni que se los identifique con un entrecomillado. Pero aclara que eso ocurrió por "un error involuntario", que sería salvado "en las próximas horas", sin aclarar cómo.

Las sospechas se centran sobre dos textos que Sánchez firmó como propios. El escándalo estalló con su tesis doctoral, por la que obtuvo una calificación de sobresaliente.

No eran definitivos

Si bien La Moncloa presentó el resultado de dos programas informáticos antiplagio como prueba de que no hubo fraude, los responsables de ambas aplicaciones rechazaron el informe oficial.

Uno de ellos, Turnitín, lo hizo al explicar que sus resultados no pueden ser tomados como definitivos y que dependían del formato con los que se prepare su capacidad de identificación, algo de lo que no podían dar información cierta.

PlagScan, en cambio, directamente informó que sus conclusiones diferían de las que informó el gobierno y que, con sus criterios de búsqueda, sí resultaba que el texto del presidente superaba el 20% de coincidencia, que se requiere para hablar de "plagio".

Párrafos copiados

A eso se sumó que, en las últimas horas, el diario El País reveló la existencia de "párrafos enteros" copiados de otros autores en un libro que el presidente firmó con un exasesor del Ministerio de Industria llamado Carlos Ocaña. "Fue un error involuntario", explicó en este caso La Moncloa.

El libro en cuestión se basa en la tesis del presidente. No queda claro por qué luego ese documento académico aparece firmado por Ocaña.

El Partido Popular (PP) y Ciudadanos reclamaron la presencia del presidente en el Senado, donde el PP tiene mayoría, para que dé explicaciones al respecto.

Los nuevos indicios llevaron a que la izquierda radical de Podemos, que originalmente se resistía a pedir explicaciones, cambie de posición. "Lo que ha hecho el presidente es bastante cutre (ordinario)", dijo Pablo Iglesias, el titular de la agrupación, al considerar necesaria una explicación al respecto.


💬Ver 0 comentarios