Un bebé lloraba mucho y una persona decidió callar al menor colocándole un bobo al que aseguró con una cinta adhesiva. (semisquare-x3)
Un bebé lloraba mucho y una persona decidió callar al menor colocándole un bobo al que aseguró con una cinta adhesiva. (Captura Vídeo)

Un curioso e indignante hecho ocurrió en un hospital de Rusia y las imágenes que se registraron de este han generado una ola de críticas en las redes sociales y en los medios locales.

La historia se originó en una sala de cunas de un hospital de la República de Ingushetia, cerca de la frontera con Georgia. Un bebé lloraba mucho y una persona decidió callar al menor colocándole un bobo, al que aseguró con una cinta adhesiva.

En las imágenes se puede ver a un bebé de tan solo 12 semanas llorando desesperadamente mientras su boca está siendo obstruida por el bobo.

El vídeo fue grabado por una mujer que más tarde lo compartió en sus redes: "Aquellos que tienen una disposición nerviosa, no deben mirar", advirtió la autora del posteo. 

También dio detalles del lugar: "Este es un centro perinatal en Ingushetia. El bebé está ahora en una habitación fría sin calentadores. Su madre no está cerca. El bobo se fijó con una cinta adhesiva aunque el niño tiene problemas pulmonares".

Algunos usuarios de redes sociales expresaron su indignación, unos de los comentarios fueron: "El niño pobre acaba de nacer y tuvo que enfrentar la crueldad" y "Simplemente luché con todos" .

De acuerdo con una información publicada por el diario británico Daily Mail, las autoridades del hospital informaron que el niño nació prematuramente y que su madre cuida de él constantemente, sin embargo, el día en que se registró el vídeo, la mujer se había dirigido a su casa porque debía atender a su otro hijo.

Ante el revuelo que causó el vídeo y las constantes manifestaciones en contra del hospital y de la madre del bebé, el Centro Perinatal Khadi Ugurchieva explicó al diario local Moskovsky Komsomolets las razones por las que no estuvo involucrado el personal de la institución en el hecho.

"La enfermera encargada estuvo ausente, literalmente, entre unos 3 y 5 minutos. Justo en ese momento alguien le hizo eso al bebé y poco después la mujer grabó el vídeo", detallaron las autoridades del hospital. "La filmación no causó daño físico a la salud del niño. Pero causó daño moral. También perjudicó a los empleados del centro perinatal y a los pacientes que son atendidos aquí", agregaron.

Por su parte, la Policía ya inició una investigación para saber quién fue el responsable de cometer el acto contra el bebé y por qué no se supo el hecho de inmediato.


💬Ver 0 comentarios