Una vela decorada con caras de niños sirios afectados por la guerra está colocada junto al papa Francisco durante la oración del Angelus en la ventana de su estudio sobre la Plaza de San Pedro, Vaticano (semisquare-x3)
Una vela decorada con caras de niños sirios afectados por la guerra está colocada junto al papa Francisco. (AP / Alessandra Tarantino)

El papa Francisco ha encendido una vela decorada con las caras de niños sirios afectados por la guerra como parte de una campaña mundial que hace un llamado a la paz en el país del Medio Oriente.

El pontífice les dijo a los feligreses reunidos en la plaza de San Pedro en el primer domingo de adviento que llevará a la Navidad que esta temporada “es tiempo de esperanza”. El papa hizo un llamado para que pare la guerra civil en Siria, que ya lleva casi ocho años.

Levantando la vela hacia la ventana, Francisco pidió que “estas llamas de esperanza disipen las tinieblas de la guerra”.

El alumbramiento dio inicio a una campaña mundial para Siria, que la organización Aid to the Church in Need (Ayuda a la Iglesia necesitada) dijo que involucraba a más de 50,000 niños de ciudades sirias devastadas por la guerra.

El papa Francisco reclamó este lunes que el mundo "líderes con una nueva mentalidad" para construir la paz, en el discurso que pronunció al recibir a los miembros de la Asociación "Rondine - Ciudadela de la Paz", con motivo del vigésimo año de fundación.

"Sirven líderes con una nueva mentalidad. Los que no saben dialogar y enfrentarse entre sí no son líderes de paz. Un líder que no trata de encontrarse con el enemigo, sentarse con él a la mesa no puede guiar a su pueblo a la paz", afirmó.

En su discurso, el papa instó a que se unan todos "los esfuerzos para que la guerra se elimine definitivamente del planeta y la historia de la humanidad, y nazcan líderes capaces de salir del engaño del enemigo".

"La paz es una responsabilidad universal y cada acción del hombre debe contribuir a derribar los muros más altos, a construir puentes, a eliminar las fronteras infranqueables para volver al diálogo, porque solo con el diálogo se crea la confianza", dijo.

Francisco aseguró que la pobreza y las guerras "están vinculadas en un círculo vicioso que mata a las personas, alimenta el sufrimiento indecible y propaga un odio que no se detiene".

Durante el acto, un joven palestino y una joven israelí leyeron un llamamiento enviado a las Naciones Unidas para que pidan a los gobiernos que "transfieran el coste de las armas en el presupuesto de Defensa al presupuesto de Educación para formar líderes de paz".

Una idea que el papa calificó de "brillante"y agregó: "¿Cómo se puede estar en desacuerdo? Les doy todo mi apoyo, mi simpatía, mi bendición".

Francisco también insistió en que "la paz es responsabilidad de cada uno" y que "con los esfuerzos de todos debemos eliminar definitivamente la guerra del planeta y la historia de la humanidad".


💬Ver 0 comentarios