hay varias asociaciones de presuntas víctimas de esas prácticas, que empezaron en el franquismo y se prolongaron en los primeros años de la democracia en España (horizontal-x3)
Hay varias asociaciones de presuntas víctimas de esas prácticas, que empezaron en el franquismo y se prolongaron en los primeros años de la democracia en España. (GFR Media)

Madrid - El primer juicio que se celebra en España por un caso de un bebé supuestamente robado en 1969 y entregado a una madre distinta empieza hoy en Madrid con un médico de 85 años en el banquillo de los acusados.

Se trata del doctor Eduardo Vela, que se enfrenta a una petición del fiscal de 11 años de cárcel por el robo de un bebé hace 49 años en un hospital de Madrid.

Inés Madrigal, entonces el bebé supuestamente robado, llegó a la Audiencia Provincial de Madrid entre aplausos de otros afectados, ya que hay varias asociaciones de presuntas víctimas de esas prácticas, que empezaron en el franquismo y se prolongaron en los primeros años de la democracia en España.

"Este ya no es mi caso, esto ha trascendido. Todo el mundo sabe ya que en este país se robaron niños", dijo Madrigal a la prensa a su llegada al juzgado.

Algunas decenas de afectados y miembros de asociaciones que portan pequeñas pancartas con la palabra "Justicia" recibieron a Madrigal, mientras el acusado entró directamente en un coche a través del garaje del edificio.

A la llegada, Madrigal ha dicho que tiene claro que ha comenzado un proceso y que va a acabar igual que comenzó: "Sin saber quién es mi madre biológica".

Por su parte, el abogado de Madrigal, el letrado Guillermo Peña, ha confiado en que por fin las dos versiones de los hechos puedan enfrentarse.

"Esto necesita tener un punto final ya. Supone poder derribar la frontera psicológica que separa la especulación de los hechos reales", ha añadido.

De todos modos, el juicio podría no culminarse, ya que todo depende de la decisión que se tome durante las cuestiones previas, que han comenzado a puerta cerrada y en las que, según fuentes jurídicas, se realizará una prueba de contradicción sobre el estado de salud del doctor Vela.

El acusado alega que padece una enfermedad degenerativa que, según su defensa, no le hace apto para afrontar el juicio, si bien un examen forense ha determinado que sí está capacitado.

No obstante, en las cuestiones previas volverá a plantearse este asunto y será el tribunal quien decida si Vela puede declarar y, por tanto, si continua la vista.

De ser así, en la sesión de hoy está previsto que declare el acusado y después la propia Inés Madrigal y otros seis testigos. 


💬Ver 0 comentarios