Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del niño Gabriel Cruz, es trasladada a la Audiencia Provincial de Almería, España. (EFE)

La tercera jornada del juicio contra la dominicana Ana Julia Quezada por el asesinato de un niño de 8 años, llamado Gabriel, se ha desarrollado durante este miércoles.

 Durante la sesión, Francisco Cruz -el tío del menor-  ha declarado que a él y a otros familiares que los días de la búsqueda del niño estuvieron en la finca de Rodalquilar (Níjar, Almería) les sorprendió encontrar una pala, una hacha y un rastrillo junto a la piscina “colocados uno junto al otro, muy bien ordenados”, según reporta el diario La Vanguardia.

Los expertos que siguen con atención el juicio coinciden en que el elemento más destacado de su relato fue asegurar que las herramientas que Ana Julia reconoció haber utilizado el 27 de febrero para ocultar el cadáver de Gabriel “no estaban” en la finca familiar de Rodalquilar, donde se produjo el crimen. 

En este aspecto han incidido el abogado de la familia, Francisco Torres, y la Fiscal Elena Fernández, que valida su tesis de que la acusada preparó un plan para matar ese día a Gabriel. Hasta el punto de que trasladó hasta la finca de Rodalquilar el hacha y la pala, el mismo día del asesinato o en días anteriores. 

"Me extrañó muchísimo porque Ángel (padre del niño y novio en aquella época de Quezada) no tiene herramientas allí. La pala estaba en otro cortijo que vendimos y del que se limpió todo para pasarlo a casa de mi madre en Las Hortichuelas", respondió Francisco Cruz a preguntas de los abogados de la familia de Gabriel, que intentan demostrar que Quezada actuó con premeditación y trasladó las herramientas a la finca donde tendría planeado matar al niño.

También ha asegurado que las llaves de la finca solo las tenían él y su hermano Ángel, que la puerta de acceso solía estar cerrada y que se sorprendió al encontrarse a la acusada fumando junto a la piscina. Según el testigo, Quezada se puso "muy nerviosa" cuando días después de la desaparición de Gabriel vio a un grupo de personas que la sorprendieron en la finca.

En tanto, el diario El País ha destacado el pasaje del juicio en el que se reveló cómo la misma Quezada se animaba a sí misma el día en que desenterró el cuerpo de Gabriel Cruz de la finca de Rodalquilar.  

"Tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel", esa fue la frase que quedó registrada en las grabaciones practicadas por los investigadores en el vehículo de la dominicana, según relató este miércoles el teniente de la Guardia Civil (Policía) instructor del caso.

El jurado popular también ha escuchado que Quezada era “fría y calculadora” cuando vivía en Burgos con su entonces marido y dos parejas más. Así la ha descrito por vídeoconferencia un capitán de la Guardia Civil de la ciudad, que recabó los testimonios de familiares de estos hombres, que contaron cómo en privado la acusada se mostraba distante y en público calurosa. 

La tercera jornada se ha visto marcada, también por la renuncia de los abogados de la familia del niño a la declaración del primer marido de la acusada, el camionero con el que tuvo a su hija Judith. 

Y es que la presidente del Tribunal, Alejandra Dodero, realizó serias advertencias de que no iba a permitir preguntas sobre el accidente en Burgos en el que murió la primera hija de Quezada -quien cayó por una ventana del edificio en el que vivían-, entonces los abogados de la familia Cruz decidieron renunciar al relato del hombre.

Este martes, Quezada reconoció haber asesinado a Gabriel pero sostuvo que su muerte había sido accidental. Al contrario que en anteriores testimonios, contó que el día de su detención, cuando llevaba el cadáver del pequeño en el maletero de su automóvil, no pretendía hacerlo desaparecer, sino dejar el vehículo en la casa que compartía con el padre del niño, Ángel Cruz, escribir dos cartas pidiendo perdón y tomarse todos los tranquilizantes que tenía en su poder para suicidarse.

"No tenía intención de hacerle daño a nadie", dijo la acusada, que evitó responder a las preguntas de la acusación particular ejercida por Francisco Torres "por respeto a la familia". 

Quezada se enfrenta a la prisión permanente revisable, pena solicitada por la Fiscalía y por el representante de la familia del niño.


💬Ver 0 comentarios