Un abeto rojo gigante de los bosques del nordeste de Italia fue instalado en la plaza de San Pedro y será iluminado con un sistema de bajo consumo.

El tradicional árbol de Navidad de la Ciudad del Vaticano que en esta ocasión será un abeto rojo del bosque de Cansiglio, en la localidad de Pordenone (norte), llegó en la madrugada del jueves para ser colocado en la Plaza de San Pedro.

Una grúa y varios obreros participaron en el levantamiento del árbol que tiene unos 21 metros (68.8 pies) de altura, un diámetro de 50 centímetros (19,6 pulgadas) y una circunferencia máxima de unos 10 metros (393 pulgadas) en la base.

Con respecto al belén, Vatican News informó que como cada año, una región de cualquier parte del mundo le ofrece al papa el pesebre y el árbol de navidad. En esta ocasión la alcaldía de la ciudad italiana de Jesolo, le ofreció el papa Francisco una navidad de arena. Están trabajando tres escultores del equipo llamado: "Sultans of sand", sultanes de arena.

La ciudad de Jesolo, que desde el 2002 prepara su pesebre con la arena, ha ofrecido este don al papa junto al Patriarcado de Venecia para lo la navidad 2018.

Massimo Ambrosin, responsable del proyecto “Sand Nativity” dijo a Vatican News que hace 16 años se partió con un pesebre pequeño, en la ciudad de Jesolo, pero en los años ha ido creciendo y el año pasado lo disfrutaron más de cien mil personas en los dos meses que estuvo expuesto.  “nuestro sueño ahora es haber llegado a la cuna del cristianismo: trataremos de hacer algo original para no desilusionar las esperanzas”.

La inauguración del árbol se producirá, como es tradicional, el 7 de diciembre con una ceremonia oficial en donde también se expondrá el Nacimiento, que este año estará realizado en arena.

El belén y el árbol estarán en la plaza hasta el 13 de enero y el abeto se donará a una empresa especializada para el reciclaje solidario de la madera.


💬Ver 0 comentarios