Indígenas de la tribu Matis preparan las flechas para una muestra de tiro (semisquare-x3)
Indígenas de la tribu Matis preparan las flechas para una muestra de tiro, en Brasil. (EFE)

Brasil inició su mayor expedición de las últimas dos décadas para aproximarse a un grupo de indios aislados y evitar un enfrentamiento entre diversas etnias que comparten territorio en la Amazonía brasileña, informó este jueves el organismo que cuida de los derechos de los pueblos originarios.

El equipo de una veintena de excursionistas, financiado por la agencia FUNAI (Fundación Nacional del Indio), embarcó por el río Coari el fin de semana en busca del grupo de por lo menos 22 indígenas, miembros de la tribu korubo en el valle Javari, en el estado norteño de Amazonas. Tanto el ejército brasileño como la policía federal y el ministerio de salud respaldan la iniciativa, que podría demorar semanas.

La última vez que FUNAI organizó una expedición semejante fue en 1996, en esa misma región. El valle Javari, un área de más de 8 millones de hectáreas (casi 31,000 millas cuadradas) es hogar para la mayor concentración de pueblos indígenas en Brasil, por lo menos unas 11 tribus.

Es la primera gran iniciativa de esa entidad pública bajo el gobierno del presidente Jair Bolsonaro, un militar ultraderechista retirado que ha prometido revertir la demarcación de las tierras indígenas y permitir a las empresas mineras explotar esas tierras.

Según las leyes brasileñas, el contacto con tribus aisladas se permite sólo como último recurso para preservar sus vidas. Bruno Pereira, coordinador de pueblos indígenas aislados en FUNAI, quien encabeza la expedición, dijo que el objetivo es aliviar las tensiones entre los korubo y los mati que viven a unos 20 kilómetros (12 millas) de distancia.

Los mati contactaron a los korubo en el 2013, inicialmente de manera amistosa.

Pero  situación se agravó en 2015, cuando un grupo de 21 indígenas korubo rompió su aislamiento de manera forzada después de ser abordado por los matis mientras atravesaban el río Branco del Vale do Javari, la región con mayor concentración de pueblos indígenas no contactados registrados hasta el momento, con un total de 10 confirmados.

Después de ello, algunos de los korubo abandonaron el área y reportaron que su tribu cree erróneamente que sus familiares fueron asesinados por los mati. Algunos de esos korubo que se fueron participan en la expedición de FUNAI.

Pereira dijoque los mati reiteradamente han pedido al gobierno intervenir en el asunto porque temen que los korubo se aprestan a lanzar un ataque de venganza.

"Ya hubo conflicto y muertes", dijo Pereira en conversación con The Associated Press y otras tres organizaciones noticiosas en la sede de FUNAI en Brasilia. "Esta proximidad de 20 kilómetros (12 millas) entre las dos tribus es potencialmente catastrófica. Si estalla un nuevo enfrentamiento con los mati, los korubo responderán como siempre hacen: la violencia".

Según lo planificado, la expedición navegará por el río Coari hasta que erija su campamento. Entonces esperarán mientras los miembros korubo de la expedición tratan de convencer a su tribu de que no se meta en territorio mati. Los expertos de FUNAI dicen que no hay garantías de que la tribu creerá que los korubo de la expedición son en realidad parientes suyos, lo que aumenta el peligro.

El organismo también se pronunció contra la medida que lo convirtió en una entidad vinculada al Ministerio de la Mujer, la Familia y los Derechos Humanos.

"Al transferir la delimitación de las tierras (indígenas) al Ministerio de Agricultura, la norma coloca en conflicto los intereses de los indígenas con la política agrícola del gobierno", alega el Ministerio Público.


💬Ver 0 comentarios