España devuelve a Marruecos los 116 inmigrantes que saltaron la valla fronteriza (horizontal-x3)
Las autoridades del gobierno español informaron que los inmigrantes fueron devueltos a Marruecos. (EFE)

La alegría de los 116 inmigrantes subsaharianos (provenientes de países africanos sin costa en el mar Mediterráneo) que este miércoles lograron ingresar a España tras saltar la valla fronteriza que separa el norte de África con la ciudad española de Ceuta duró tan solo un día.

Las autoridades del gobierno español informaron que los inmigrantes fueron devueltos a Marruecos.

Por su parte, el gobierno marroquí aceptó readmitirlos y la Policía española realizó todos los trámites habituales para expulsarlos, añadieron las mismas fuentes, que precisaron que este procedimiento se hizo de forma individual, inmigrante por inmigrante, con asistencia letrada y sanitaria.

Hoy mismo, estas 116 personas regresaron a Marruecos en grupos de diez personas.

Según informa el diario El Pais de España, la operación está basada en un acuerdo que firmaron en 1992 los entonces ministros del Interior de España y Marruecos, el socialista José Luis Corcuera y Driss Basri, para la readmisión de extranjeros que entraban ilegalmente en España. Con la firma Marruecos se comprometía a readmitir en su territorio, "a petición formal de las autoridades fronterizas" españolas, a los nacionales de terceros países que entren ilegalmente desde su territorio. El acuerdo fijaba un plazo máximo de diez días para que España hiciera efectiva dicha expulsión.

Fuentes del Ministerio del Interior reconocieron que no es la primera vez que se lleva a cabo una acción de este tipo. Además, que lo habitual es que cuando se producen devoluciones, como es el caso de los inmigrantes de origen marroquí, sean con los países de origen, no de procedencia. Sin embargo, este acuerdo sí contempla la posibilidad de que regresen al país de procedencia, pese a que no sean oriundos de allí. “La clave es que han entrado por Marruecos, aunque no sean marroquíes”, recalcan estas fuentes.

En ese salto de la valla fronteriza, siete agentes de la Guardia Civil resultaron heridos de diversa consideración debido a la violencia de los inmigrantes, que no pudieron ser contenidos.

Los asaltantes emplearon cizallas, palos y objetos cortantes, cal viva, ácido de baterías y excrementos, que arrojaron a los guardias, como ya ocurrió en el último salto masivo, ocurrido hace casi un mes.

Los 116 subsaharianos accedieron a Ceuta por la zona de Finca Berrocal, el mismo lugar por donde el pasado 26 de julio consiguieron entrar otras 602 personas.

Este último salto elevó a 1,400 el número de personas que han entrado este año en España por esa vía.

El ministerio español del Interior reforzó hace unas semanas la plantilla de la Comandancia de la Guardia Civil de Ceuta con una veintena de nuevos agentes, cinco vehículos de apoyo y un helicóptero con visión nocturna y base permanente en esa ciudad, un dispositivo que se dijo será ampliado de manera progresiva.

Según los últimos datos publicados por el Ministerio del Interior, hasta el 15 de agosto, el total de llegadas de inmigrantes a España, tanto a través del mar como por las fronteras terrestres, asciende a 29,541 personas, 16,443 más que en el mismo periodo del año anterior que fueron 13,098.


💬Ver 0 comentarios