Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

Independencia de Cataluña, Quim Torra, España (semisquare-x3)
El nuevo presidente de Cataluña, Quim Torra (segundo por la izquierda), se dirige a los reporteros tras visitar a los líderes catalanes encarcelados en el penal de Estremera, cerca de Madrid (AP /Francisco Seco).

El Ejecutivo español bloqueará la formación de gobierno en Cataluña y mantendrá el control de sus competencias políticas, después de que ayer el presidente catalán nombrara a cuatro consejeros encarcelados y huidos de la justicia.

Quim Torra dijo que Jordi Turull y Josep Rull, destacados secesionistas que actualmente están en prisión provisional, están ansiosos por ponerse al frente de algún departamento del gobierno regional y pidieron a los jueces su liberación. Torra los visitó el lunes en una prisión próxima a Madrid.

Torra nombró también a Antoni Comin y a Lluis Puig, dos separatistas que huyeron a Bélgica, en su equipo.

Los cuatro elegidos por Torra formaban parte del gobierno que fue cesado en pleno por Rajoy en octubre tras una declaración de independencia ilegal proclamada por legisladores regionales.

El gobierno español, que calificó esa designación de "provocación", anunció hoy que no publicará el decreto de nombramiento de los consejeros catalanes en el Diario Oficial de Cataluña, condición indispensable para que sea válido.

El Ejecutivo central ejerce las competencias del Ejecutivo catalán desde que, en aplicación de la Constitución española, cesó al expresidente Carles Puigdemont tras la ilegal declaración de independencia del pasado 27 de octubre y, por tanto, tiene en sus manos la publicación de los nombramientos.

En una carta remitida hoy al secretario del gobierno de Cataluña, el Ejecutivo central le comunica la decisión de no publicar los nombramientos porque está estudiando su viabilidad, "atendiendo a las circunstancias que concurren en las personas citadas y las competencias a ellas atribuidas".

Además, advierte de que, sin su autorización, los nombramientos de consejeros catalanes carecen de validez y efecto.

El presidente del Ejecutivo español, Mariano Rajoy, habló ayer con el líder del PSOE (socialista, principal grupo de la oposición), Pedro Sánchez, y con el líder de Ciudadanos (liberales), Albert Rivera, que le han mostrado su apoyo.

El líder socialista, Pedro Sánchez, en una entrevista que publica hoy un diario español, asegura que apoyará que el gobierno rechace el nombramiento como consejeros de personas en prisión o huidas y que, en consecuencia, mantenga la intervención política en Cataluña.

Esas palabras fueron confirmadas hoy por la secretaria de igualdad del PSOE y negociadora con el gobierno sobre Cataluña, Carmen Calvo, quien afirmó que Rajoy y Sánchez encontrarán la respuesta que necesita la "grave provocación" de Torra en su "juego irresponsable e inmaduro".

También Rivera, que mantiene como una de las señas de identidad de su partido la oposición al nacionalismo catalán, le ha insistido a Rajoy que es preciso que el Gobierno central siga controlando a la administración catalana.

Por su parte, Torra aseguró hoy que ve "inimaginable" que Madrid continúe asumiendo las competencias políticas en Cataluña, porque, en su opinión, provocaría una "crisis institucional de dimensiones considerables".

El presidente catalán, que volvió a nombrar a esos cuatro consejeros para los mismos puestos que ocupaban en el cesado gobierno de Puigdemont, defendió que la "restitución" de los exconsejeros es "esencial".

"Lo habíamos dicho siempre: el principio de restitución era esencial en el momento de hacer frente a esta nueva etapa. Ellos se lo merecen, es el mínimo resarcimiento incluso moral", afirmó Torra en una entrevista que publica hoy un periódico catalán.

Los políticos encarcelados Jordi Turull y Jospe Rull afirmaron hoy en Twitter que si el gobierno de Rajoy no publica oficialmente sus nombramientos incurriría en "prevaricación", ya que consideran que tienen sus "derechos políticos intactos" para ejercer el cargo con "plenitud" y en "libertad".


Ambos están en prisión provisional pero, de momento, conservan sus derechos políticos. De hecho, pudieron delegar su voto para participar en la elección de Torra como presidente del gobierno catalán el pasado 14 de mayo.

Las reacciones se han sucedido entre las distintas fuerzas políticas catalanas ante la incógnita de si el nombramiento del nuevo gobierno se frenará y si los consejeros podrán tomar posesión el miércoles 23 como había anunciado el gobierno catalán. 


💬Ver 0 comentarios