Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (default-x3)

WASHINGTON -  Los presidentes de Estados Unidos, Barack Obama, y Cuba, Raúl Castro, anunciaron el inicio del proceso para restablecer relaciones diplomáticas, por vez primera desde 1961, después de un intercambio de espías que estaban prisioneros.

Aunque el camino hacia la normalización de relaciones diplomáticas no incluya la eliminación inmediata del embargo económico estadounidense, impuesto desde 1962, el presidente Obama liberalizará más las normas de viaje, de ciertos intercambios comerciales, educativos y profesionales.

Hablando al mismo tiempo, desde sus respectivas casas de gobierno, el presidente Obama y el presidente Castro confirmaron la determinación, pese a las diferencias ideológicas y sobre asuntos de democracia, de iniciar un “nuevo capítulo” en las relaciones entre ambos pueblos.

"Al pueblo cubano le ofrecemos la mano de la amistad", dijo el presidente Obama desde la Casa Blanca.

"Esta decisión del presidente Obama merece el respeto del pueblo de Cuba”, indicó el presidente Castro.

Como primer paso, Estados Unidos liberó a tres prisioneros cubanos, que fueron convictos – junto a otros dos que ya estaban excarcelados – de espiar a nombre de Cuba en Miami (Florida), indicó un alto funcionario del gobierno estadounidense, en una conferencia telefónica.

Cuba, por su parte, liberó a un espía estadounidense que estaba preso hace 20 años y el cual el gobierno de Estados Unidos considera fue clave para acusar a los ‘cinco espías cubanos’ y a la puertorriqueña Ana Belén Montes, convicta por espionaje mientras laboraba en la Agencia de Inteligencia de Defensa.

Además, liberó al funcionario estadounidense Alan Gross – quien ha trabajado para la Agencia Internacional de Desarrollo (AID) y estaba prisionero hace cinco años por cargos de espionaje. Estados Unidos siempre rechazó que fuera un espía y explicó su excarcelación como “un acto humanitario”.

Otros 53 prisioneros en Cuba, considerados por EE.UU. como presos políticos, también serán excarcelados.

El presidente Obama confirmó además que dio instrucciones al secretario de Estado, John Kerry, para promover que se excluya a Cuba del listado de países que promueven el terrorismo.

Estados Unidos  va a empezar a dar los pasos para establecer una embajada en La Habana. Y el presidente Obama recordó que Estados Unidos mantiene relaciones diplomáticos normales con países como China, con un gobierno comunista, y Vietnam, con el que estuvo en guerra.

Desde 1977, Cuba y Estados Unidos mantienen oficinas que manejan sus intereses en sus respectivas capitales. A la de Washington D.C., Cuba siempre ha destinado a un funcionario con rango de embajador y de un alto nivel en su Ministerio de Relaciones Exteriores.

En camino a sellar los acuerdos, negociados recientemente en el Vaticano con la activa participación del Papa Francisco, el presidente Obama y el presidente Castro hablaron ayer por teléfono entre 45 minutos y una hora. Estados Unidos describió la conversación como la primera oficial desde la revolución cubana de 1959.

EEUU confirma además que no objetará la participación de Cuba en la próxima Cumbre de las Américas, prevista abril de 2015 en Ciudad de Panamá.

Un alto funcionario del gobierno de Estados Unidos destacó continuamente, en una conferencia telefónica el  rol del Papa Francisco y el Vaticano.

"Para nosotros esto es más que Cuba, es sobre Latinoamérica", dijo un alto funcionario estadounidense.

El plan del gobierno de Estados Unidos irá dirigido a que no se necesite autorización para viajar a Cuba de personas que vayan a participar en intercambios educativos, culturales, y artísticos, entre otros.

También persigue facilitar los negocios de empresas de telecomunicaciones, aumento de acceso a internet en Cuba y de productos de construcción.

Las personas autorizadas a viajar a Cuba podrán regresar del país caribeño con $400 en productos, $100 de ellos en licores y cigarros. 


💬Ver 0 comentarios