Las autoridades esperaban llegar entre el martes y el miércoles al lugar donde teóricamente se encuentra el pequeño Julen, del que no se tienen señales de vida.

Ya son nueve los días que transcurrieron del accidente en el que pequeño Julen, de dos años, cayó en un profundo pozo en la localidad de Totalán, Málaga, España.

Este martes, el equipo de rescate terminó de perforar el túnel paralelo de 60 metros (196 pies) por el que descenderá una cápsula metálica, de 1.05 metros (3.4 pies) de diámetro por 2.5 (8.2 pies) de altura, especialmente diseñada para el rescate.

Antes de su culminación, los expertos decidieron ensanchar este túnel vertical que se construyó para rescatarlo, debido a las dificultades para poder revestir el hueco.
Los problemas surgieron en el último tramo de la excavación y ante el riesgo de que los tubos queden atascados se decidió sacarlos y ensanchar la galería.

Tras la imposibilidad de acceder al pozo principal por donde cayó Julen, los técnicos decidieron primero excavar un túnel horizontal aprovechando el desnivel de la zona. Pero, al encontrar rocas de elevada dureza,optaron por perforar este túnel paralelo y, desde él, acceder al lugar donde se cree que está el niño.

Así, bajarán a tierra los socorristas que deberán terminar el trabajo a mano: cavar cuatros metros con herramientas hasta llegar al lugar donde creen que se encuentra el menor.

Las más de 300 personas que se encargan de encontrar al niño viven un carrera contrarreloj que se ha encontrado con todo tipo de dificultades a lo largo de una semana, mientras su familia, en especial sus padres, viven con angustia su rescate.

De acuerdo con lo publicado por el diario El País,"una de las mayores dificultades es encajar la ventana desde la que los especialistas de la Brigada de Salvamento Minero de Hunosa comenzarán a cavar unos cuatro metros en horizontal". Las autoridades creen que esta parte del operativo podría llevar al menos 24 horas.

Cuando todo esté listo, se presume que ocho mineros bajarán por turnos de a dos por la cápsula (que se maneja a través de una grúa de precisión y tiene conductos preparados de aire además de un adosado para cargar casi 500 kilos -1102 libras- de tierra) para cavar una galería horizontal con un martillo de aire comprimido, hachas y madera para apuntalar el túnel que deben realizar y evitar más complicaciones o desmoronamientos de tierra.

El ministro del Interior español, Fernando Grande-Marlaska, alabó este martes en Madrid el esfuerzo "necesario y merecido" que realizan los equipos de rescata, y aseguró que las dificultades que están apareciendo se solucionan con profesionalidad.


💬Ver 0 comentarios