Museo de Brasil (semisquare-x3)
Fotografía de archivo que muestra el fósil humano más antiguo que se haya encontrado en Brasil, de nombre Luzia, en el Museo Nacional de Río de Janeiro. (Alexandre Macieira/Riotur vía AP archivo)

Una de las posesiones más preciadas del Museo Nacional de Brasil fue hallada entre los escombros del edificio, el cual fue destruido por un incendio el 2 de septiembre.

El fósil de “Luzia” fue recuperado, dijo Alexander Kellner, director del museo, a The Associated Press. Estaba roto, agregó, pero se lograron recuperar el 80% de sus piezas.

La investigadora  Claudia Rodrigues Carvalho, quien participó del hallazgo del cráneo humano que data de hace unos 12,000 años, explicó que el cráneo fue hallado hace algunos días por los equipos de rescate en un exhibidor en el que estaba más protegido que las otras piezas y que, pese a algunos daños, podrá ser recuperado en gran parte.

"Como el cráneo había sido reconstruido, el pegamento usado se soltó por el fuego y todas las piezas se desprendieron. Algunas fueron dañadas por el fuego y el calor, pero la mayor parte quedó en buenas condiciones", afirmó.

"A simple vista identificamos cerca del 80% del cráneo y consideramos que podemos recuperar más que eso", agregó.

La especialista afirmó que el cráneo está ahora bajo la guardia de los equipos de rescate y que sufrió menos daños que los que todo el mundo esperaba.

"Hoy podemos decir que está de regreso y está viva. No fue consumida por el fuego. Resistió", agregó.

Rodrigues Carvalho relató que el cráneo podrá ser reconstruido en gran parte gracias a que, por los planes de contingencia del Museo, era mantenido en un área diferente y más protegida.

El fósil fue descubierto durante una excavación en 1975 en las afueras de la ciudad de Belo Horizonte y es uno de los más antiguos en América. Se le puso el nombre de Luzia en homenaje a "Lucy", los famosos restos de 3.2 millones de años hallados en África.

Luzia era, junto con un meteorito de cinco toneladas hallado en 1784, los restos del primer dinosaurio montado en Brasil, el conjunto de momias egipcias comprado por el emperador Pedro I y la colección de arte grecorromano traída a Brasil por la emperatriz Teresa Cristina, una de las joyas del Museo Nacional.

El Museo, el más antiguo y de mayor acervo de Brasil con cerca de 200 años, fue reducido a escombros el pasado 2 de septiembre por un incendio que destruyó al menos el 90 % de su colección de 20 millones de piezas.

La histórica edificación, que sirvió inicialmente como palacio imperial de Brasil, albergaba el considerado mayor museo de su tipo en América Latina y uno de los cinco mayores en el mundo de historia natural. 


💬Ver 0 comentarios