Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Yulia Skipal, hija del exespía ruso Serguei Skripal. (AP)

Londres — La hija del exespía envenenado Serguei Skripal dijo el miércoles que no quiere ayuda de la embajada rusa mientras se recupera del ataque con neurotoxinas que los dejó a ella y a su padre en estado crítico y causó furor internacional.

Yulia Skripal, de 33 años, indicó en un comunicado que se encuentra con “una vida totalmente distinta” a la que tenía antes del ataque del 4 de marzo en el suroeste de Inglaterra. Fue dada de alta del hospital esta semana, mientras que su padre continúa internado.

“Se me ha puesto al tanto de mis contactos específicos en la embajada rusa que amablemente me ofrecieron su asistencia”, dijo Skripal, ciudadana rusa que visitaba a su padre en la ciudad de Salisbury.

“En este momento no deseo hacer uso de sus servicios, pero si cambio de parecer sé cómo contactarlos”.

Gran Bretaña ha culpado a Rusia del ataque, lo que desencadenó la expulsión de más de 150 diplomáticos rusos de países de occidente. Moscú rechaza tajantemente haber tenido cualquier participación y respondió expulsando al mismo número de diplomáticos.

El comunicado de Yulia Skripal, que fue difundido por la Policía Metropolitana de Londres, es relevante debido a que la embajada de Rusia en Londres ha criticado al gobierno británico por no permitir la visita de personal diplomático a los Skripal desde su ataque. Gran Bretaña dijo que depende del padre y su hija decidir si quieren o no reunirse con los funcionarios de la embajada.

Horas antes, la sede diplomática protestó que sus solicitudes de acceso consular “quedaron sin una reacción sustancial por parte de las autoridades británicas”.

“Quisiéramos saber exactamente qué hizo la parte británica para cumplir con sus obligaciones internacionales en apego a la Convención de Viena sobre las Relaciones Consulares y la Convención Consular bilateral, y cuáles fueron los motivos para una conclusión tan infundada”, señaló la embajada.

En su comunicado, Yulia Skripal también habló sobre la polémica en torno a su prima Viktoria. Las autoridades británicas aseguran que la prima fue un peón de Moscú después de que concedió entrevistas a los medios de comunicación rusos.

Skripal agradeció a Viktoria por su preocupación y le pidió que “no me visite ni intente contactarme por ahora”.

“Sus opiniones y afirmaciones no son mías y tampoco son las de mi padre”, indicó Yulia Skripal.


💬Ver 0 comentarios