Julen Roselló (semisquare-x3)
José Roselló y Vicky García (d), padres del pequeño Julen, junto a otros familiares del menor.(EFE)

No es cierto que se pueda decir cualquier cosa por las redes sociales, ni tampoco que el humor no tenga límites. Eso es lo que parece subyacer en la decisión del juez que procesó y llamó a declarar a un "tuitero" especializado en "humor negro" por "burlarse" de Julen Roselló, el niño de dos años que murió al caer en un pozo profundo en una finca en la localidad de Totalán, provincia de Málaga, España, en enero último.

"Julen, cómo has podido caer tan bajo", fue uno de los mensajes del tuitero Camilo de Ory, un escritor que reside en Madrid y quien años atrás fue distinguido con un premio de poesía por el gobierno malagueño.

El operativo de rescate del niño duró 13 días: desde que cayó al pozo, el 13 de enero, hasta que encontraron su cuerpo, el 26. Durante ese tiempo, Ory se dedicó a escribir mensajes hirientes sobre la situación. "Lo único bueno del caso Julen ha sido ver a tanta gente (de la derecha radical) de Vox partirse la cara por un niño gitano de nombre vasco", "Esto no hubiera pasado si Julen hubiese comido en Burger King", fueron algunos de sus mensajes.

Ory admitió haber sumado 2,000 seguidores en esos días y con ese tipo de mensaje así como también haber recibido expresiones de repudio. "Mi intención era humorística y literaria. Yo trataba de denunciar el circo mediático que se montó alrededor del caso", argumentó.

Se define como especializado en humor negro. "Hace años que lo hago y nunca tuve ningún problema. Para mí, el humor no tiene límites", sostuvo.

El Juzgado de Instrucción número 6 de Madrid lo espera el próximo 21 de mayo bajo la figura del Código Penal que castiga con hasta dos años de prisión a quien "infligiera a otra persona trato degradante o menoscabo de su integridad moral".

Antecedentes

No es la primera vez que la justicia española interviene en casos de publicación de mensajes ofensivos a través de las redes sociales. Ya lo hizo meses atrás en el caso de abuso sexual colectivo conocido como "De la manada", por el que se castigó un caso de violación grupal durante la fiesta de San Fermín, en Pamplona.

La intervención por mensajes en las redes sociales genera controversia en España, entre quienes defienden la aplicación de límites y quienes se oponena ello.

En cuanto a lo ocurrido en la finca malagueña donde murió el chico en enero pasado, la Justicia no determinó todavía responsabilidades y sigue con la investigación de lo sucedido. Se han producido contradicciones entre los dichos del constructor del pozo en que cayó el pequeño; el dueño de la finca donde se encontraba la excavación y los padres del menor.


💬Ver 0 comentarios