Un indio muestra la marca en tinda indeleble en su dedo índice tras votar en la séptima y última fase de las elecciones nacionales a las afueras de Varanasi, India, el dominog 19 de mayo de 2019. (AP / Rajesh Kumar Singh) (semisquare-x3)
Un indio muestra la marca en tinda indeleble en su dedo índice tras votar en la séptima y última fase de las elecciones nacionales a las afueras de Varanasi, India, el dominog 19 de mayo de 2019. (AP / Rajesh Kumar Singh)

Calcuta, India — Votantes indios participaban hoy, domingo, en la séptima y última fase de las elecciones nacionales, poniendo fin a seis semanas de agria campaña. El partido nacionalista hindú del primer ministro Narendra Modi buscaba la reelección para otros cinco años.

Una de las circunscripciones que votaba el domingo era Varanasi, la ciudad sagrada hindú de donde es Modi y en la que fue elegido con un impresionante margen de unos 200,000 votos en los comicios de 2014.

El mandatario pasó la noche del sábado en Kedarnath, un templo dedicado al dios hindú Shiva situado en el Himalaya, en el norte del país.

La última ronda de las elecciones incluía 59 circunscripciones en ocho estados. En juego había 13 escaños en Punjab y otros tantos en Uttar Pradesh, ocho en Bihar y en Madha Pradesh, nueve en West Bengal, cuatro en Himachal Pradesh y tres Jharkhand y Chandigarh.

El conteo de votos está previsto para el 23 de mayo.

En Calcuta, la capital de West Bengal, los votantes hacían fila ante los centros de votación desde la madrugada para evitar las abrasadoras temperaturas de hasta 38 grados Celsius (100.4 Fahrenheit). Fuerzas de seguridad armadas montaban guardia en los centros de votación y sus alrededores por temor a que hubiera episodios de violencia.

Aunque los comicios iniciados el 11 de abril han sido en su mayor parte pacíficos, el estado de West Bengal, en el este del país, es una excepción. Modi se enfrenta allí al ministro jefe Mamata Banerjee, que lidera el más inclusivo partido Trinamool Congress y que busca la oportunidad de llegar a Nueva Delhi como candidato opositor a primer ministro.

Modi ha visitado el estado en 17 ocasiones en un esfuerzo de ganar adeptos con su programa nacionalista hindú, que ha provocado violencia esporádica y llevado a la Comisión Electoral a recortar los actos de campaña.

Minorías en India, especialmente musulmanes que suponen en torno al 14% de los 1,300 millones de habitantes de India, critican a Modi por su agenda nacionalista hindú.

Las elecciones se ven como un referendo sobre los cinco años de mandato de Modi.

Los sondeos previos a la votación realizados por los medios mostraban que no era probable que ningún partido consiguiera una mayoría clara en el Parlamento de 543 escaños. El partido de Modi, que en 2014 obtuvo 282 escaños, podría necesitar aliarse con partidos regionales para mantenerse en el poder. El Trinamool Congress necesitaría un cambio de tendencia considerable para liderar un gobierno.


💬Ver 0 comentarios