avión de pasajeros de Lion Air que se estrelló en las aguas de Java Occidental, Indonesia (semisquare-x3)
La billetera que pertenecía a una víctima en el accidente del avión de pasajeros de Lion Air que se estrelló en las aguas de Java Occidental, Indonesia. (AP)

Los equipos de búsqueda y rescate ampliaron este martes la zona en la que exploran los restos del fuselaje y las cajas negras del avión de la aerolínea de bajo coste Lion Air, que se accidentó en el mar de Java el lunes con 189 ocupantes a bordo.

Más de 24 horas después del siniestro siguen sin aparecer sobrevivientes, una posibilidad que las autoridades consideran muy baja.

El director de Preparación de la agencia de búsqueda y rescate (Basarnas), Didi Hamzar, indicó en rueda de prensa en Yakarta que el radio de búsqueda desde el punto en el que se cree se estrelló la aeronave se extiende ahora 10 millas náuticas frente a las 5 millas náuticas de ayer.

"Por el momento, solo hemos encontrado fragmentos y no partes grandes (del avión)", dijo Didi en la sede de Basarnas en Yakarta.

Cientos de efectivos de Basarnas, militares y policía rastrean la zona en 35 barcos, de los que cincuenta son buzos, asistidos por tecnología sonar submarina por control remoto que rastrea el suelo marino a entre 98 y 196 pies  de profundidad.

Hasta el momento, se han retirado 26 bolsas mortuorias que se cree pertenecen a al menos 10 personas, señaló el portavoz de Basarnas.

Las autoridades confirmaron este martes que se habían encontrado los restos de uno de los dos bebés que formaban parte del pasaje del avión, en el que también viajaba un niño y ocho tripulantes.

Los restos del avión y pertenencias personales del pasaje, incluyendo documentación, ropa y maletas que fueron hallados esparcidos en el mar, se extendieron sobre lonas en un puerto al norte de Yakarta antes de ser clasificadas en bolsas para evidencias.

El avión, con número de vuelo JT 610, desapareció de los radares 13 minutos en un cielo despejado después de despegar del aeropuerto de Yakarta con destino a Pangkal Pinang, en la isla de Bangka (norte), cuando volaba a unos 3,000 pies.

El ministerio de Transporte confirmó ayer la existencia de dos extranjeros en el vuelo, el piloto que era de nacionalidad india y sumaba 6,000 horas de experiencia, y un pasajero de Italia.

Tras el accidente, se establecieron centros de crisis en el aeropuerto de la capital y el de Pangkal Pinang para los familiares de las víctimas, que han entregado muestras de ADN para identificar los cadáveres encontrados y continúan esperando noticias del rescate con escasa esperanza.

Fundada en 1999, Lion Air, la mayor aerolínea de bajo coste de Indonesia, ha tenido media docena de accidentes menores y uno mortal, el sucedido en 2004 en la ciudad de Solo y donde perecieron 25 personas.


💬Ver 0 comentarios