Nicolás Maduro junto a su esposa Cilia Flores, durante un desfile militar en Caracas. (AP) (semisquare-x3)
Nicolás Maduro junto a su esposa Cilia Flores, durante un desfile militar en Caracas. (AP)

Miembros de la Policía de República Dominicana allanaron este domingo una lujosa propiedad, ubicada en la exclusiva playa de Punta Cana, en República Dominicana, vinculada al empresario venezolano Samark López Bello, investigado por la justicia de Estados Unidos.

López es socio del vicepresidente venezolano Tareck El Aissami y fue sancionado hace una semana por prestar apoyo financiero al régimen y usar aviones privados de compañías sancionadas por el gobierno Trump. Uno de ellos cubrió la ruta Rusia a Venezuela, el pasado 23 de febrero de 2019.

Y el domingo, fuentes federales le dijeron al diario colombiano El Tiempo que no se descarta que su mansión en Punta Cana, que usualmente ocupaban familiares de López, hubiera servido de refugio para Cilia Flores, esposa de Nicolás Maduro.

En efecto, el pasado 30 de abril, cuando la oposición echó a andar la llamada operación Libertad, se conoció información según la cual Cilia Flores habría buscado refugio en una lujosa mansión de República Dominicana.

La versión fue difundida por el periodista Jaime Bayly, quien agregó que su traslado se registró en un avión Bombardier enviado por el presidente Ruso Vladimir Putin.

Medios locales aseguraron que la policía no quiso entregar detalles del allanamiento y tan solo informaron que se trataba de una investigación en curso.

Y si bien miembros de la Procuraduría de ese país aseguraron que era un operativo para ubicar a un "fugitivo internacional", no se descarta encontrar algún tipo de evidencia de la visita de Cilia Flores al lugar y de su nexo con la mansión.

Las autoridades informaron que durante el operativo capturaron a Armando J. Leiva y Carmen J. Pinto de Leiva, ambos de nacionalidad venezolana. Además, a los colombianos María Eugenia Rojas y Karol V. Gutiérrez Nieve.

Cilia, ¿en la mira?

Esta no sería la primera vez que autoridades de Estados Unidos buscan golpear a Maduro a través de su esposa. En noviembre de 2016, dos de sus sobrinos -Efraín Campo Flores y Franqui Francisco Flores- fueron declarados culpables por narcotráfico y condenados a 18 años de cárcel por una corte de Manhattan.

Además, ha sido involucrada en el desfalco, por más de 1,200 millones de dólares, a la estatal petrolera PDVSA.

De hecho, Flores, quien se autodenomina "la primera combatiente" de Venezuela, es considerada por algunos como el poder en la sombra, detrás de Maduro.

Hace dos días, durante la transmisión de una cadena de radio y televisión, el propio Maduro desmintió que su esposa se hubiera ocultado en Punta Cana durante, lo que llamó, la intentona golpista, y dijo que lo acompañó en varios actos públicos durante esa jornada.

Además, descalificó al periodista Bayly por sus afirmaciones.

"Buscan a los mercenarios del periodismo de Miami. Buscan a las cloacas, a las cloacas podridas como Jaime Bayly para que inventen mentiras y la gente se olvide de que Pompeo dijo que yo quise huir. Repiten mentiras", dijo Maduro.

Y agregó que no tenía propiedades en el exterior, haciendo referencia a las afirmaciones de Bayly de que la casa en Punta Cana es de uno de sus colaboradores.

Sin embargo, la fiscal en el exilio, Luisa Ortega, dice haber entregado evidencia de la fortuna de Maduro en el exterior, en la que implica como testaferro al colombiano Álex Saab. Y el general Hugo Carvajal, detenido en España, también dice tener información sobre propiedades del presidente venezolano y sus alfiles en Turquía, Europa e incluso Estados Unidos.


💬Ver 0 comentarios