Personas utilizan un tranvía en Milán, Italia, donde se leen carteles que dicen "No se siente aquí, respete el distanciamiento social". (AP)

Con el cierre definitivo de las actividades didácticas hasta septiembre debido a la pandemia de la COVID-19, el Gobierno de Italia está estudiando cómo organizar campamentos de verano y la posibilidad de abrir los patios de colegios para que los niños puedan socializar y se ayude a los padres que continúan trabajando.

La ministra de Educación italiana, Lucia Azzolina, se reunió con la ministra de Igualdad de Oportunidades y la Familia, Elena Bonetti; de Trabajo, Nunzia Catalfo, y de Políticas de Juventud y Deportes, Vincenzo Spadafora, para estudiar protocolos para organizar campamentos de verano.

Una necesidad urgente ya ahora que los niños no van al colegio desde hace 50 días, pero sobre todo a partir de mayo, cuando se prevé que debido a las primeras medidas de desescalada unos 4.5 millones de italianos vuelvan al trabajo.

"Necesitaremos protocolos rígidos desde el punto de vista de la salud, con la máxima atención a las medidas de separación. Pero también con la dimensión de estar con compañeros en espacios abiertos y hacer actividad física que es fundamental para el bienestar psicofísico de los niños. Por lo tanto, la escuela no dejará de hacer su parte para evaluar la viabilidad de estas iniciativas", apuntó Azzolina.

La ministra de Educación adelantó que se está estudiando con los representantes de regiones, provincias y municipios "la posibilidad de poner a disposición los patios y jardines de las escuelas este verano para campamentos para niños gestionados por personal externo".

Este "plan de la infancia" se basa en un documento emitido por la Sociedad Italiana de Pediatría "que hizo un llamado a la política para desarrollar pautas basadas en evidencia científica y recomendaciones internacionales".

Por el momento este plan se refiere a los niños mayores de 3 años y hasta los 14, ya que aún no existe ningún tipo de posible apertura de guarderías para los bebés.

Según algunos medios de comunicación, estos campamentos deberán respetar las reglas de distanciamiento social tanto como sea posible, por esta razón la primera hipótesis es que se dividirán en grupos pequeños: 4 o 5 con un monitor y tampoco podrán comer juntos.

Los monitores tendrán que demostrar que han dado negativo al virus y luego los espacios utilizados se deberán desinfectar varias veces al día.

También se han barajado algunas hipótesis como que el dinero que actualmente el Gobierno está concediendo para pagar a niñeras sirva para pagar estos campamentos.

La ministra de Trabajo aseguró que "el compromiso del Gobierno de proteger a todas las familias y garantizar que las personas con hijos puedan conciliar la vida y el trabajo es máximo".

Y adelantó que en el nuevo decreto que se va a aprobar "se proporcionará la extensión de los cheques para poder pagar a niñeras, trabajadores domésticos y cuidadores" y también se está evaluando "la posibilidad de financiar los proyectos (de campamentos) propuestos por las autoridades locales con fondos de mi Ministerio".

El Gobierno italiano decidió en su plan de desescalada que no se reabran los colegios y universidades hasta septiembre por motivos de seguridad.

El cierre de colegios, que afecta a la vida de más de ocho millones de niños y niñas italianos, fue calificado por el jefe de Estado, Sergio Mattarella, como "una herida para todos" y "un evento dramático".


💬Ver 0 comentarios