Kim tuvo el honor de cortar la cinta inaugural, en un evento donde se mostró la plana mayor del gobierno norcoreano, además de varios altos funcionarios. (EFE)

Kim Jong-un, el líder de Corea del Norte, inauguró personalmente una nueva ciudad en la provincia de Ryanggang, al norte del país.

Se trata de la población de Samjiyon, una obra de construcción que significó el más grande proyecto de viviendas diseñado en el país durante el pasado año.

Según la agencia local, KCNA, la nueva metrópolis "fue diseñada como modelo de ciudad civilizada socialista de montaña". Además, se deja constancia en la información suministrada por la agencia que la urbe será la capital del distrito homónimo.

La ciudad de Samjiyon fue demolida completamente y ha vuelto a ser reconstruida por deseo del joven dictador. Tras varios retrasos que encendieron sus críticas airadas durante sus últimas visitas a las obras, Kim Jong-un cortó la cinta roja en una espectacular ceremonia con fuegos artificiales en medio de la nieve y bailes sincronizados.

La ciudad cuenta con "380 bloques de viviendas e inmuebles industriales en cientos de hectáreas". Con edificios de entre 12 y 18 plantas, en ella vivirán más de 4,000 familias y cuenta con un hospital, un hotel, un estadio, una estación de esquí, un centro comercial y varias fábricas, por supuesto todas estatales.

En las imágenes difundidas por la agencia se puede apreciar también un desfile de la División de Construcción número 216, que erigió la ciudad, así como de otras tropas. El final de la ceremonia fue marcado por fuegos artificiales.

La nueva ciudad esta muy cerca del monte Paektu, una de las montañas considerada "sagrada" en Corea, al ser el lugar de nacimiento de Kim Jong-il, líder de Corea del Norte entre 1994 y 2011.

En el mismo acto, Choe Ryong Hae, presidente de la Asamblea Suprema del Pueblo de Corea de Norte, llamó a "remodelar más excelentemente el distrito natal de Kim Jong-il como paraíso del mejor pueblo del mundo y avanzar con vigor para hacer progresar la causa del levantamiento de una potencia socialista".

Corea del Norte recordó este martes que se está agotando el plazo que dio hasta fin de año a EE.UU. para proponer ofertas alternativas para desatascar el diálogo sobre desnuclearización, e insinuó que podría volver a probar armas nucleares y misiles de largo alcance.

En un texto publicado por la agencia estatal KCNA, el vicecanciller norcoreano, Ri Thae-song, advirtió de que Pyongyang ha intentado "no dar marcha atrás con respecto a los importantes pasos que ha dado"para mostrar su compromiso con el desarme.

Esto hace referencia a la moratoria autoimpuesta sobre pruebas de armas atómicas y misiles balísticos de alcance medio e intercontinental.


💬Ver 0 comentarios