Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

El jefe norcoreano fue recibido por Xi Jinping, quien solicitó que se concreten los resultados del dictador con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

El líder norcoreano Kim Jong Un se reunió el martes con el presidente Xi Jinping al inicio de un viaje de dos días en el que previsiblemente analizarán su próximos pasos luego de la cumbre de la semana pasada con el mandatario estadounidense Donald Trump.

Es la tercera visita de Kim a Beijing desde marzo, lo que pone de relieve el papel crucial de China para lograr que Corea del Norte abandone su programa nuclear. Estados Unidos espera desde hace tiempo que China ejerza su influencia para llevar a los norcoreanos a la mesa, pero la visita se produce en momentos que Beijing y Washington están embarcados en una disputa comercial.

La emisora estatal CCTV mostró a Kim y su esposa, Ri Sol Ju, cuando eran recibidos por Xi con honores militares en el Gran Salón del Pueblo en Beijing.

En las conversaciones, Xi afirmó el resultado de la cumbre en Singapur.

Xi y su esposa, Peng Liyuan, brindaron un banquete de bienvenida a Kim y Ri, informó CCTV.

La agencia noticiosa oficial Xinhua informó de la visita del líder norcoreano poco después de su aparente arribo el martes por la mañana. Viajes anteriores de Kim y de su padre y predecesor Kim Jong Il, fueron altamente secretos.

Xi “está ejerciendo una gran influencia tras las bambalinas”, dijo la experta en asuntos asiáticos Bonnie Glaser, del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales en Washington.

“Imagino que hablarán sobre el camino de ahora en adelante y cuáles deben ser las prioridades”, dijo Glaser. Desde el punto de vista chino, esas prioridades serían garantizar la participación de Beijing en conversaciones para un tratado de paz y crear un ambiente tal en la península coreana que vuelva innecesaria la permanencia de las fuerzas estadounidenses.


💬Ver 0 comentarios