Miembros de una caravana de migrantes, principalmente compuesta por hondureños, llegaron el domingo a un albergue ubicado en un campo deportivo en Ciudad de México, mientras que otros integrantes se reagruparon en Puebla

La mayoría de los miles que viajan en la caravana de migrantes reanudaron el domingo su avance hacia Estados Unidos, tomando lo que algunos llaman la “ruta de la muerte” a través de Veracruz, un estado considerado como uno de los más mortíferos de México.

La mayoría de los alrededor de 4,000 migrantes se dirigían hacia la ciudad de Córdoba, en Veracruz, a unos 200 kilómetros (125 millas) del punto de partida, el pueblo de Isla, en el mismo estado.

En el camino, los mexicanos comunes y corrientes estaban echando una mano. Catalina Muñoz dijo que compró tortillas a crédito para preparar tacos de frijoles, queso y arroz cuando oyó que la caravana de migrantes pasaría por su pequeño pueblo de 3,000 habitantes en el estado vecino de Oaxaca, en camino a Veracruz.

Luego reunió a 15 miembros de su comunidad de Benemerito Juárez para ayudar a hacer los tacos, llenar botellas de agua y llevar fruta a los cansados viajeros en la carretera. Manuel Calderón, 43 años, un migrante de El Salvador, dijo que se sintió bendecido cuando vio a la gente del pueblo esperando con comida y agua.

"No había comido y tenía mucha sed", dijo, antes de arrojarse una mochila sobre el hombro, colocarse un sombrero de paja en la cabeza y reanudar el largo viaje que tiene por delante.

El domingo, otros que se adelantaron por su cuenta comenzaron a llegar a Puebla y a la Ciudad de México, después de que el grupo mostró divisiones entre los migrantes y los organizadores de las caravanas.

Algunos discutieron abiertamente el sábado con los organizadores de la caravana de migrantes cuando se suponía que partirían en autobuses a la Ciudad de México y criticaron a los funcionarios mexicanos por promesas incumplidas. Muchos tienen ampollas en los pies y sufren de tos.

Otros estaban disgustados porque los orientaban hacia el norte a través de Veracruz. Cientos de migrantes han desaparecido en Veracruz en los últimos años, presa de secuestradores que buscan ganar dinero con los rescates.

En septiembre las autoridades veracruzanas dijeron que hallaron restos de al menos 174 personas enterrados en fosas clandestinas, lo que planteó el interrogante de si eran migrantes.

Pero la mayoría de los migrantes estaban convencidos de que viajar en grandes grupos les brindaba la mayor esperanza de dejar su vieja vida atrás y llegar a Estados Unidos. La amplia mayoría huye de la pobreza, la violencia pandillera y la inestabilidad política en Honduras, Guatemala, El Salvador y Nicaragua.

Mynor Chávez es un inmigrante de 19 años que dijo que no podía salir adelante en su país de origen. "Yo ya no tengo esperanzas. Me gradué de técnico en computación y ni con un título he podido encontrar trabajo", afirmó.

Sin embargo, otros migrantes, principalmente varones y los miembros más jóvenes del grupo, se separaron del contingente principal y siguieron caminando o solicitando viajes de dedo hacia la ciudad oriental de Puebla y a la capital del país, la Ciudad de México. Decidieron pasar la noche en la ciudad de Juan Rodríguez Clara o en la de Tierra Blanca, ubicada más adelante.

Luis Euseda, un hondureño de 32 años proveniente de Tegucigalpa, y que viaja con su esposa Jessica Fugón, fue uno de quienes prefirieron quedarse en Isla, con el contingente principal. “Creemos que es mejor seguir juntos con la caravana. Nos vamos a quedar con ella y respetaremos a los organizadores”, dijo. “Otros siguieron adelante; tal vez no tienen una meta, pero nosotros sí tenemos una meta y es la de llegar”, agregó.

En los últimos días los organizadores de la caravana de migrantes han solicitado guaguas luego de pasar tres semanas en las carreteras, caminando y aceptando viajes de dedo. Como el grupo se dividió, algunos se preguntaban si la caravana se mantendría unida.

En un comunicado, los migrantes criticaron a las autoridades mexicanas por indicarles una ruta hacia el norte a través del estado de Veracruz, con costas en el Golfo de México, llamándola la “ruta de la muerte”. Un recorrido a través de los cañaverales y huertos los lleva por un estado donde cientos de migrantes han desaparecido en los últimos años, víctimas de secuestradores que desean cobrar rescates.

Gerardo Pérez, un migrante de 20 años, dijo estar cansado. 

“Están jugando con nuestra dignidad. Si hubieran visto la felicidad de la gente anoche cuando nos dijeron que íbamos en guagua, y hoy ya no”, afirmó.

La estrategia de la caravana de migrantes de que la “fuerza está en el número” les ha permitido granjearse apoyo a medida que avanzan a través de México y ha inspirado a otros migrantes a probar suerte en otras caravanas.

México enfrenta ahora la situación sin precedentes de tener tres caravanas a lo largo de 500 kilómetros (300 millas) de carretera en los estados de Chiapas, Oaxaca y Veracruz, con 6,000 migrantes en total.

Una caravana proveniente de El Salvador cruzó el río Suchiate el viernes para ingresar a México, con entre 1,000 y 1,500 personas que desean llegar a Estados Unidos.

En un principio la caravana de migrantes intentó cruzar el río entre Guatemala y México, pero las autoridades mexicanas les dijeron que tendrían que mostrar pasaportes y visas e ingresar en grupos de 50 para que se examinaran sus papeles. 

Otra caravana de migrantes, también de entre 1,000 y 1,500 personas, ingresó a México hace unos días y ahora está en Chiapas. En ese grupo hay hondureños, salvadoreños y algunos guatemaltecos.

Las autoridades mexicanas parecen tener dificultades para decidir si los ayudan o les ponen obstáculos en su camino

En ocasiones, agentes de inmigración y policías han detenido a los migrantes en caravanas más pequeñas, pero varios alcaldes les han dado la bienvenida, organizándoles lo necesario para que recibieran alimentos y un lugar donde acampar.

La Secretaría de Gobernación de México dice que casi 3,000 de los migrantes en la primera caravana solicitaron refugio en el país y cientos más han regresado a sus lugares de origen. 

De todas formas, con o sin la ayuda del gobierno, la incertidumbre persiste.

El presidente estadounidense Donald Trump ha ordenado el emplazamiento de tropas en la frontera con México en respuesta a las caravanas de migrantes. Más de 7,000 tropas en servicio activo recibieron indicaciones de apostarse en Texas, Arizona y California antes de las elecciones legislativas. 

El mandatario tiene pensado firmar una orden ejecutiva la próxima semana que podría derivar en la detención en gran escala de los migrantes que crucen la frontera sur y prohibir que cualquiera que cruce ilegalmente solicite asilo.


💬Ver 0 comentarios