El beso entre Francisco y el imán Sheikh Ahmed al Tayeb que recorre el mundo (horizontal-x3)
El beso entre Francisco y el imán Sheikh Ahmed al Tayeb que recorre el mundo. (AP)

La llegada del papa Francisco a Emiratos Árabes Unidos es todo un acontecimiento a nivel mundial. Se trata de la primera visita de un pontífice a la península arábiga, cuna del islam.

En su primer día oficial en Abu Dhabi, Francisco encabezó una reunión internacional interreligiosa ante cientos de participantes. En ese escenario fue en donde se materializó un gesto de trascendencia a nivel global. El papa besó al imán Sheikh Ahmed al Tayeb, luego de firmar un documento sobre la lucha contra el terrorismo.

Rápidamente la prensa internacional señaló que este beso en la mejilla es "histórico"porque representa un gesto de cercanía entre ambas religiones.

Además, la muestra de afecto entre el papa y el imán llamó la atención debido a que en el mundo musulmán no es habitual este tipo de demostraciones de afecto en público, mucho menos de parte de personas con mandatos tan tradicionales  y conservadores como lo puede ser un líder religioso.

Asimismo, la demostración de cariño entre ambos jefes religiosos recuerda la polémica campaña del grupo textil italiano Benetton, llevada a cabo en 2011, en donde, a través de un fotomontaje se mostraba al papa Benedicto XVI besando en la boca al imán de la mezquita Al-Azhar de El Cairo, Ahmed Mohamed el-Tayeb. Tras un litigio de con la santa sede, Benetton anunció de inmediato el retiro de la campaña de la vía pública y medios de difusión.

Posted by NO a la censura del Vaticano contra BENETTON on Saturday, November 19, 2011

El texto firmado lleva el nombre de "Documento de Fraternidad Humana", y es una declaración de intenciones de ambos líderes religiosos, en representación de "los musulmanes de Oriente y Occidente, junto con la iglesia Católica y los católicos de Oriente y Occidente".

En él destacan que "nunca se autoriza a nadie a utilizar el nombre de Dios para justificar la guerra, el terrorismo o cualquier otra forma de violencia" y afirman que "quien mata a una persona, mata a la humanidad, y quien salva a una persona, es como si salvara a toda la humanidad".

Asimismo, declaran la adopción de "una cultura de diálogo como camino y la cooperación mutua como código de conducta".

El documento quiere servir de "guía" e "invitar a todas las personas con fe en la fraternidad a trabajar juntos para un futuro mejor, promoviendo la cultura y el respeto mutuo".

Los dos líderes católico y musulmán suní hacen referencia a los que sufren en el mundo, a los niños, a los que huyen de las guerras y otros, además de hacer un llamamiento a favor de las libertades fundamentales, como la de culto, y a la igualdad entre todos los seres humanos, sin que haya discriminación de las minorías.

Esta declaración supone un "paso importante" en el diálogo entre cristianos y musulmanes, y una "potente señal de paz y esperanza para el futuro de la humanidad", según un comunicado de la Santa Sede.

La firma tuvo lugar en un acto en la capital emiratí, Abu Dhabi, donde el papa y el gran imán pronunciaron discursos en el mismo sentido.

Allí anunciaron el documento conjunto tras una iniciativa surgida hace un año entre ambos líderes que gozan de muy buena relación.

Este marte, Francisco ofició una misa para la floreciente comunidad católica de Emiratos Árabes Unidos. En la primera homilía papal en la región, el pontífice pidió a los fieles que sigan humildes ante Dios.

Un día después de hacer un amplio llamado a los líderes cristianos y musulmanes para que trabajen juntos en favor de la paz y contra la guerra, Francisco celebró la que algunos consideraron la mayor muestra pública de fe cristiana en la península, la cuna del islam.

En una región árabe donde las muestras públicas de creencias no islámicas están restringidas, la emisión de los himnos de "Aleluya" por los altavoces supuso un hito y una evidencia de las afirmaciones de Emiratos sobre su tolerancia a otras religiones.

Los vítores estallaron dentro y fuera del estadio Zayed Sports City a la llegada de Francisco, y lo acompañaron mientras cruzaba entre la multitud a bordo de su papamóvil entre cánticos de "Viva il Papa" y "¡Te queremos!". El portavoz del Vaticano, Alessandro Gisotti, dijo más tarde que a la misa asistieron en total 180,000 personas, incluyendo los 135,000 boletos que se repartieron para las gradas y la multitud que se congregó alrededor.

Según los organizadores, a la misa asistieron fieles de 100 países y unos 4,000 musulmanes en una muestra de la enorme diversidad existente entre los 9 millones de habitantes del país.


💬Ver 0 comentarios