La Iglesia católica alemana pide perdón a las víctimas de abusos (semisquare-x3)
El cardenal de Múnich Reinhard Marx (i), junto al obispo Stephan Ackermann (d), durante una rueda de prensa celebrada en Fulda, Alemania. (EFE)

El presidente de la Conferencia Episcopal alemana, el cardenal Reinhard Marx, pidió perdón a las víctimas de abusos sexuales en el seno de la Iglesia católica alemana y lamentó profundamente que la institución tardase tantos años en poner freno a este tipo de delitos. "Me avergüenzo" por ello, dijo. "Durante demasiado tiempo, en la Iglesia se han negado abusos, se han encubierto abusos y se ha mirado hacia otro lado. Por este fracaso y por todo el dolor causado, pido perdón", dijo el religioso. "Se debe decir bien claro: el abuso sexual es un delito. Los culpables deben ser castigados. Esto no puede quedarse sin consecuencias, los afectados tienen derecho a que se haga justicia", agregó desde la ciudad alemana de Fulda, donde hasta este jueves se reúne la Conferencia Episcopal.

"Muchas personas ya no confían en nosotros y lo entiendo", subrayó. "Hemos prestado poca, cuando no ninguna, atención a las víctimas, las hemos descuidado", llegó a decir en un momento de su intervención. El cardenal expresó sus disculpas públicas el mismo día en el que, acompañado por varios expertos, presentó oficialmente un estudio sobre los casos de abuso sexual a menores registrados en la Iglesia alemana entre 1946 y 2014, cuyos resultados ya habían sido avanzados días atrás por medios alemanes.

De acuerdo con el informe encargado por la Conferencia Episcopal alemana, se contabilizaron por lo menos los casos de 3,677 menores de edad víctimas de abusos por parte de 1,670 religiosos. Los detractores del informe critican que no refleja la dimensión de los abusos sistemáticos debido a que los autores no tuvieron acceso a los documentos originales guardados en archivos eclesiásticos. Asimismo, denunciaron que faltan declaraciones de víctimas y que se destruyeron documentos antes de comenzar el estudio.

En 2010 empezó la Conferencia a abordar "en serio el problema", a la luz de los escándalos revelados en Estados Unidos y otros países, pero hasta ahora se consideró que se trataba de actos "individuales", lo que a la luz de la magnitud de los casos revelados es "insuficiente", prosiguió Marx, mientras que está claro que hay "problemas estructurales" a resolver.

Exigencias desde el gobierno y la sociedad civil

Johannes-Wilhelm Rörig, representante especial designado por el gobierno alemán contra el abuso sexual a menores, insistió en que la Iglesia pague una indemnización a las víctimas que "todavía sufren de esta herida abierta". La Iglesia también debería otorgar a las autoridades el acceso a sus archivos para que cada denuncia pueda ser investigada de manera criminal, agregó. Jörg Schuh, director del centro Tauwetter con sede en Berlín para víctimas de abuso sexual, dijo que lo que sucedió en Alemania fue parte de un problema global que enfrenta la Iglesia Católica. "Me gustaría que el Papa lo convirtiera en su tema número uno, para que su Iglesia realmente trabaje en ello", dijo.

El papa Francisco dijo en su visita a Estonia que los escándalos de abusos son en parte responsables del alejamiento de la Iglesia de muchos jóvenes. Francisco, que habló en un encuentro ecuménico con jóvenes en Tallín, recalcó que es necesario que los adultos descubran que para estar del lado de los jóvenes "debemos revertir tantas situaciones que son, en definitiva, las que los alejan", añadió.


💬Ver 0 comentarios