Tras finalizar la Audiencia y antes de despedirse de los fieles, el Papa quiso hacer una reflexión sobre el incidente (AP).

Un insólito hecho ocurrió recientemente en el Aula Pablo VI del Vaticano, pues mientras el papa Francisco celebraba la Audiencia General, una niña subió de forma espontánea a las gradas donde se encontraba hablando y lo interrumpió.

La menor, que vestía una camiseta color rosa, se separó de su madre y llegó hasta donde se encontraba el Pontífice, quien indicó a los guardias de seguridad que no la detuvieran.

“Déjala tranquila. Dios habla por medio de los niños. Déjala, déjala”, señaló el Papa, provocando el aplauso de todos los presentes en el Aula.

Mientras explicaba la nueva modalidad de relación entre los discípulos de Cristo fruto de la comunión de la comunidad cristiana, la menor se acercó primero a un Guardia Suizo, y después al propio Papa para estrecharle la mano.

De acuerdo con algunos medios locales como el diario Corriere della Sera, la niña sufría de algún tipo de discapacidad, y se quedó corriendo y jugando delante de Francisco durante toda la catequesis.

Tras finalizar la Audiencia y antes de despedirse de los fieles, el Papa quiso hacer una reflexión sobre el incidente.

“Todos hemos visto a esta niña tan guapa, es guapa porque es guapa. Y pobre, víctima de una enfermedad y no sabe lo que hace. Yo pregunto, y que cada uno responda en su corazón: ¿he rezado por ella al verla? ¿He rezado para que el Señor la sane y cuide? ¿He rezado por sus padres y por su familia?”, señaló Francisco, según reveló el medio italiano.

“Siempre, cuando vemos a una persona que sufre, debemos rezar. Que esta situación nos ayude siempre a hacernos esta pregunta: ¿He rezado por esa persona que he visto, que se ve que sufre?”, concluyó.


💬Ver 0 comentarios