Nigeria, Dinamarca, Estonia, Lituania y Países Bajos no habían reportado casos hasta hoy. (AP)

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó hoy, viernes, el riesgo de expansión global del coronavirus causante del Covid-19 de "alto" a "muy alto" tras detectarse el primer caso en África, la última región donde por ahora no se habían reportado contagios.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, hizo este anuncio en rueda de prensa, tras confirmar que fuera de China se detectaron hasta ahora 4,351 casos en 48 países, con primeros contagios en Nigeria, Dinamarca, Estonia, Lituania y Países Bajos en las últimas 24 horas.

El riesgo "muy alto" sólo había sido establecido hasta ahora en China, donde en los últimos tres días se han diagnosticado menos casos nuevos que en el resto del mundo.

La crisis por el nuevo coronavirus invadió la economía el viernes, provocando la caída de los mercados financieros, el cierre de tiendas, empresas y de sitios de diversión y la cancelación de grandes eventos.

“No es el cólera ni la peste negra”, dijo por su parte Simone Venturini, concejal para el desarrollo económico de Venecia, donde el virus afectó a un sector turístico ya dañado por las inundaciones históricas del año pasado. “El daño que nos preocupa aún más es el daño a la economía”.

Adhanom Ghebreyesus, dijo que el brote “tiene el potencial de una pandemia”, pero cualquiera que fuese la terminología oficial, el efecto de propagación resultaba evidente.

Cerraron parques de diversiones como Disneyland Tokio y Universal Studios Japón, a la vez que se cancelaron eventos que atraen multitudes como una gira de la popular banda pop surcoreana BTS.

Los inversionistas contemplaban la caída de las acciones en toda Asia y tomaban precauciones para una posible continuidad del derrumbe de Wall Street, en tanto empresas grandes y pequeñas veían debilidad y la gente lo sentía en la billetera.

En Italia, donde la incidencia llegó a 650 casos, se cancelaban las reservas de hoteles, y el presidente del consejo de ministros de Italia, Giuseppe Conte habló del fantasma de la recesión.

El daño económico vino acompañado de furia en Bangkok, donde los arrendatarios del Platinum Fashion Mall manifestaron al grito de “¡bajen los alquileres!”, alzando carteles con la leyenda “turistas no vienen, tiendas sufren”.

Algunos quisieron aprovechar la crisis. Por ejemplo, en Italia arrestaron a una veintena de personas por vender cubrebocas que según decían brindaban protección completa delCovid-19, la enfermedad provocada por el virus. Los vendían por hasta 5,000 euros (5,520 dólares) cada uno, según la policía.

En Japón se cancelaron las clases y el gobernador de la isla de Hokkaido, tras declarar el estado de emergencia, pidió a la gente que permanezca en sus casas el fin de semana. El gobierno suizo prohibió los eventos de más de 1,000 personas, y en la Catedral de Colonia, Alemania, se vaciaron las pilas de agua bendita por temor a los gérmenes.

En todo el mundo se han enfermado más de 83,000 personas. En China, el país donde se originó el brote, empiezan a disminuir los casos, con 327 el viernes para un total de 78,824. La cifra de muertes aumentó en 44 a 2,788.

Corea del Sur registró 2,337 casos, la cifra mayor fuera de China. Los focos crecientes en Italia e Irán provocaron contagio en otros países.


💬Ver 0 comentarios