(horizontal-x3)
Un hombre compra huevos con su tarjeta de crédito en Caracas. (AP)

Caracas — La oposición venezolana convocó el sábado a un paro nacional para el 21 de agosto en protesta por las medidas económicas que anunció el presidente NicolásMaduro, que provocaron cuestionamientos de analistas y opositores e incertidumbre entre la población.

Primero Justicia y Voluntad Popular, dos de los principales partidos opositores, y la organización minoritaria la Causa R llamaron a una protesta nacional y paro para el 21 de agosto en rechazo a las nuevas medidas económicas, anunciaron las organizaciones en sus cuentas de Twitter.

Aún no está claro si otros partidos y organizaciones opositoras podrían sumarse a la protesta.

La protesta se realizará un día después de la entrada en vigencia de la reconversión monetaria, que implicará la eliminación de cinco ceros al bolívar. El gobierno declaró feriado nacional el 20 de agosto para facilitar los cambios en la moneda, que se denominará “bolívar soberano”.

Las medidas anunciadas incluyen un aumento del 3,300% del salario mínimo, la fijación de un solo de tipo de cambio fluctuante, y el aumento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del actual 12% al 16%. El mandatario también dijo recientemente que se llevará a precios internacionales el valor de la gasolina, que se vende a menos de un centavo de dólar el litro y es la más barata de mundo.

Numerosos comercios cerrados, supermercados repletos de compradores y algunas estaciones de gasolina con largas filas se observaron el sábado en algunos puntos de la capital tras el anuncio de las medidas que generaron incertidumbre entre la población.

“Fueron un grupo de medidas desordenadas, irracionales, contradictorias”, afirmó el sábado el segundo vicepresidente de la Asamblea Nacional y dirigente de Primero Justicia, Alfonso Marquina, al rechazar el plan de ajuste que acordó el gobierno para hacer frente a la crisis y superar la hiperinflación.

En julio se reportó en Venezuela una inflación anualizada de 82.766%, de acuerdo con cálculos de los congresistas opositores.

El Fondo Monetario Internacional indicó que la inflación podría saltar en Venezuela a 1,000,000% al cierre del año, una tasa récord en la región que llevaría el país petrolero a una situación similar a la que enfrentaron Alemania en 1923 y Zimbabue en 2008.

Marquina dijo a la prensa que las medidas acordadas por el mandatario son “inviables” y generarán el “cierre masivo de empresas y con ello mayor desempleo”, en medio de una severa recesión que viene enfrentando el país desde hace más de tres años.

Maduro anunció el viernes el aumento del salario mínimo, que pasó a ser de 1,800 bolívares soberanos (unos 30 dólares), y precisó que el nuevo ingreso equivaldrá a medio petro, que es la criptomoneda venezolana. En junio se aprobó un ajuste de 103% que llevó el sueldo mínimo a 5.19 millones de bolívares (equivalentes a 51.9 bolívares soberanos).

El mandatario adelantó que su gobierno va a establecer “un solo de tipo de cambio fluctuante” que estará anclado al petro, pero no precisó cuándo entraría en vigencia. En el país suramericano operan dos tasas: una para las subastas de divisas oficiales y otra para las remesas que están por debajo del tipo de cambio del mercado negro.

Al hablar sobre el precio de la criptomoneda, Maduro dijo que un petro tendrá un valor en dólares equivalente a un “monto oscilante de 60 dólares o más”, que es el precio del barril de petróleo, y agregó que cada petro valdrá “3,600 bolívares (soberanos)”.

Los economistas indicaron que de acuerdo con los cálculos que presentó el gobernante, la paridad se ubicó alrededor 6 millones de bolívares por dólar, muy similar a la tasa del mercado negro que se utiliza en la actualidad como referencia para fijar los precios muchos productos y servicios.

La tasa oficial del mecanismo de subasta, conocido como Sistema de Divisas de Tipo de Cambio Complementario Flotante de Mercado (Dicom), está en 248,832 bolívares por dólar.


💬Ver 0 comentarios