Putin asiste a la boda de una ministra austriaca y desata la polémica (semisquare-x3)
La canciller Karin Kneissl y el mandatario Vladímir Putin. (AP)

El presidente de Rusia, Vladímir Putin, asistió a la boda de la ministra de Exteriores de Austria, Karin Kneissl, en una breve y controvertida visita privada y de trabajo, antes de continuar viaje hacia Berlín para reunirse con la canciller alemana, Angela Merkel.

Las autoridades austriacas impusieron estrictas medidas de seguridad alrededor del sitio de la ceremonia, cerca de la frontera sur con Eslovenia, donde Kneissl se casó con el empresario Wolfgang Meilinger.

Kneissl fue nominada por el Partido de la Libertad de Austria, que está a favor de Rusia, cuyos dirigentes también fueron a la boda.

Las fotografías mostraron a Putin bailar con la novia, quien vistió un tradicional vestido austriaco. El mandatario ruso también viajó con un pequeño coro de cosacos para entretener a los 100 invitados de la boda, de acuerdo con la emisora pública austriaca ORF.

La invitación de la jefa de la diplomacia austríaca al presidente ruso despertó críticas dentro y fuera de Austria, país que preside este semestre la Unión Europea (UE) y que, también en base a su neutralidad constitucional, intenta mediar en el conflicto entre Ucrania y Rusia.

Uno de los que alzaron la voz fue el legislador austríaco Joerg Leichtfried, del opositor Partido Socialdemócrata, quien criticó la decisión de Kneissl de invitar a Putin a la boda. Dijo que ponía en duda el papel de Austria como un intermediario neutral en el conflicto del este de Ucrania, donde los rebeldes apoyados por Rusia luchan contra las fuerzas del gobierno.

En medio de grandes medidas de seguridad, Kneissl, de 53 años y quien asumió la cartera de Exteriores en 2017 como independiente pero propuesta y apoyada por el gubernamental y ultranacionalista Partido Liberal (FPÖ), se casó este sábado con el empresario Wolfgang Meilinger en Gamlitz, cerca de la frontera con Eslovenia.

Además de Putin, entre el centenar de invitados que asistieron a la boda estuvo el canciller federal de Austria, Sebastian Kurz, el vicecanciller y líder del FPÖ, Heinz Christian Strache, y otros miembros del gobierno de coalición integrado por populares y ultras.

El presidente ruso estuvo alrededor de una hora en la boda, informó el portavoz de Putin, Dmitry Peskov, a las agencias de noticias de Rusia. Putin regaló a los recién casados una máquina de prensado de semillas en frío, un samovar ruso tradicional y una pintura de paisaje que “representa el lugar donde es originario el novio”, según Peskov.

El enojo ucraniano

Aunque nunca ha militado en el FPÖ, la ministra, quien fue diplomática y periodista, comparte algunas de las posturas del partido ultraderechista, euroescéptico y xenófobo que en 2016 firmó en Moscú un acuerdo de cooperación con el partido gubernamental "Rusia Unida", controlado por Putin, con el objetivo de estrechar las relaciones entre ambas formaciones nacionalistas.

"Realmente, le deseo (a Kneissl) lo mejor para su boda, pero me hubiese gustado que por interés nacional hubiese evitado las irritaciones internacionales que lamentablemente ya ha causado por invitar al presidente ruso", declaró Andreas Schieder, portavoz del opositor Partido Socialista Austríaco (SPÖ), en un comunicado.

Schieder se refirió sobre todo a las molestas reacciones provenientes de Ucrania, donde se ha puesto en duda la futura capacidad de Viena para participar en los esfuerzos de paz.


💬Ver 0 comentarios