Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El detective Hank Idsinga confirmó que los restos de la octava víctima fueron localizados en unas macetas de grandes dimensiones que McArthur almacenaba en la propiedad de uno de sus clientes (Cole Burston/The Canadian Press vía AP).

Toronto  - La Policía de Toronto imputó este lunes a Bruce McArthur, el llamado "jardinero asesino", con un octavo asesinato al culparle de la muerte de Kirushna Kumar Kanagaratnam, un inmigrante procedente de Sri Lanka que habría asesinado en 2015.

El detective Hank Idsinga confirmó durante una rueda de prensa que los restos de Kanagaratnam fueron localizados, como los de las otras supuestas víctimas de McArthur, en unas macetas de grandes dimensiones que almacenaba en la propiedad de uno de sus clientes.

Idsinga señaló que Kanagaratnam, de 37 años, había llegado a Canadá en 2010 y vivía en un popular barrio de Toronto.

Kanagaratnam nunca fue incluido en la lista de personas desaparecidas y sólo fue identificado después de que la Policía diese a conocer una imagen de su rostro creada a partir de los restos humanos encontrados.

McArthur fue detenido en enero de este año cuando la Policía empezó a investigar la desaparición de varias personas en el barrio gay de Toronto. Poco después de su detención, la Policía anunció que consideraba al jardinero como el responsable de la desaparición de al menos cinco personas.

Posteriormente la cifra se elevó a siete cuando los investigadores localizaron restos humanos en macetas que McArthur, de 66 años de edad, almacenaba en una finca de Toronto propiedad de uno de sus clientes.

La Policía también tiene previsto excavar 75 propiedades en Toronto, tan pronto como las temperaturas aumenten y el suelo se descongele, en busca de nuevos restos humanos.

Las familias de adultos dados por desaparecidos han sido críticas con la Policía por no haber hecho lo suficiente para encontrar a sus seres queridos. Uno de los retos que enfrentan las autoridades es el volumen de casos. En los últimos cuatro años se han reportado más de 600 desapariciones en la circunscripción policial que incluye el barrio Gay y alrededor de 30 expedientes siguen abiertos.

Expertos en criminología dicen que es poco probable que alguien se convierta en asesino cuando tiene ya cierta edad, por lo que si las acusaciones son ciertas, podría haber víctimas anteriores.

"Si resulta que ya mataba a mediados de la década de 1970, esto no sería inusual. De hecho sería sorpresivo si no lo hubiese hecho”, apuntó Peter Vronsky, profesor de historia en la Ryerson University de Toronto y autor de dos libros sobre asesinos en serie. "Una vez llegas a esa edad tardía, los asesinos en serie se retiran”.

Aunque durante años la Policía de Toronto se negó a investigar las desapariciones del barrio gay como la obra de un asesino en serie, los investigadores ahora están revisando decenas de casos de personas desaparecidas entre 1975 y 1995 por si están relacionados con McArthur.


💬Ver 0 comentarios