Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (vertical-x1)
Las autoridades informaron que se está realizando un estudio a las partes del cuerpo para identificar a la víctima (AP).

Tokio - La Policía japonesa reportó este lunes el hallazgo de las partes de un cuerpo desmembrado que se cree pertenecen a unamujer desaparecida en las montañas al oeste de Japón, en un caso de asesinato que según medios implica a un turista estadounidense.

Los investigadores encontraron el domingo un torso, brazos y piernas en tres lugares de Kioto y Osaka, dijo la policía de la prefectura de Hyogo.

Los restos podrían pertenecer a una mujer cuyo paradero se desconoce desde mediados de febrero, señaló la Policía. La prensa local indicó que la mujer tenía 27 años y era una oficinista de la ciudad de Sanda.

La Policía japonesa informó que este lunes interrogó a un turista estadounidense arrestado en relación al hallazgo de la cabeza decapitada de una mujer en el interior de una maleta, según revelaron fuentes de la investigación.

El hombre, identificado como Yevgeniy Vasilievich Bayraktar, de 26 años, admitió haberse deshecho del cuerpo de una mujer, cuya cabeza fue encontrada el pasado sábado en un apartamento de alquiler turístico de la ciudad de Osaka (oeste de Japón), informó la agencia Kyodo.

Las autoridades dijeron haber buscado a la mujer en algunos lugares después de que el sospechoso hablara de ellos, pero declinó entrar en detalles. De momento se realiza un estudio a las partes del cuerpo para identificar a la víctima, señalaron.

También, gracias a la información facilitada por el detenido, los agentes nipones localizaron los brazos, piernas y torso desmembrado de la mujer en varias áreas montañosas de Kioto y Osaka, donde habían sido enterrados o cubiertas con tierra, aunque no encontraron ropa ni otras pertenencias de la mujer.

Las autoridades no hallaron heridas en los restos más allá de los cortes realizados para desmembrar el cuerpo, detalló la agencia nipona.

El ciudadano estadounidense, que llegó al país asiático a finales de enero, fue la última persona vista con la desaparecida y fue detenido el pasado jueves bajo sospecha de que la había secuestrado.

Las cámaras de seguridad instaladas en el bloque de pisos en el que fue hallada la cabeza captaron a Vasilievich y la mujer entrando en el edificio, del que ella nunca salió.

Las grabaciones capturaron al ciudadano estadounidense entrando y saliendo varias veces del edificio con una bolsa de viaje, según relataron fuentes de la investigación, que también revelaron que se usaron grandes cantidades de desodorante en el piso, aunque no se encontraron rastros de sangre.

Según las autoridades niponas, el sospechoso llevó a otras mujeres al mismo edificio, aunque han confirmado que todas están a salvo.

Se cree que el detenido se hospedó en varios apartamentos de alquiler para turistas desde que llegó a Japón.


💬Ver 0 comentarios