Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Benedicto XVI cumplirá 91 años en el próximo mes de abril (EFE/Maurizio Brambatti).

El papa emérito Benedicto XVI no sufre ninguna "enfermedad paralizante" que le obligue a estar en una silla de ruedas, según dijo hoy la oficina de prensa del Vaticano.

"Las presuntas noticias de una enfermedad paralizante o degenerativa son falsas", ha precisado la Oficina de prensa del Vaticano. "Dentro de dos meses Benedicto XVI cumple 91 años y, como él mismo dijo recientemente, siente el peso de los años, como es normal a esta edad", ha agregado.

La Santa Sede ha salido así al paso de una información publicada por el semanario alemán Neue Post, al que el hermano del Papa emérito, George Ratzinger, habría declarado que Benedicto XVI sufría una enfermedad del sistema nervioso que le obligaba a utilizar a menudo una silla de ruedas pues le provocaba una "parálisis".

"Mi mayor temor es que la parálisis pueda en algún momento extenderse hasta el corazón. Entonces, todo terminaría rápido", habría explicado Georg Ratzinger quien, según la publicación, tiene previsto viajar a Roma el próximo 16 de abril con motivo del 91 cumpleaños de Benedicto XVI.

Hace una semana, Benedicto XVI aseguró en una carta remitida al periódico italiano Corriere della Sera que sus "fuerzas físicas" están sufriendo "un lento declive" que "interiormente" le está provocando una "peregrinación" hacia lo que denomina "la Casa".

"Me ha conmovido que tantos lectores de su periódico deseen saber cómo transcurro este último periodo de mi vida. Solo puedo decir a este respecto que en el lento declive de las fuerzas físicas, interiormente estoy en peregrinación hacia la Casa", señalaba.

Georg Ratzinger también dijo que habla todos los días por teléfono con su hermano y que, como de costumbre, planea visitarlo en el Vaticano para su próximo cumpleaños, el 16 de abril, “pero es mucho tiempo”. "Quién sabe qué pasará hasta entonces", comentó.

Desde su renuncia, desde su renuncia el 11 de febrero de 2013, Joseph Ratzinger se sumió en una profunda reclusión y poco se sabe de sus actividades o estado de salud. Durante todo este tiempo, el papa Francisco lo ha visitado en varias ocasiones.


💬Ver 0 comentarios