Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Miles de personas asisten al acto de cierre de campaña del presidente Nicolás Maduro en Caracas, Venezuela (EFE/Edwige Montilva).

1.- Crisis

Venezuela sufre la inflación más alta del mundo y el PBI (producto bruto interno) se contraerá este año un 15%. Casi no se puede importar alimentos ni otros bienes, en un desabastecimiento que empujó en los últimos meses a cientos de miles de personas a dejar el país.

2.- Aislamiento

Varios países anunciaron que no reconocerán las elecciones del domingo. A los 14 países del llamado Grupo de Lima (la Argentina, Brasil, México, Colombia, Chile, Perú, Paraguay, Panamá, Honduras, Costa Rica, Guatemala, Canadá, Guyana y Santa Lucía) se sumaron Estados Unidos y la Unión Europea.


El sistema electoral es blanco de críticas de fraude. La empresa a cargo del software en la elección de la Asamblea Constituyente, el año pasado, denunció una manipulación de "al menos un millón de votos".

4.-Boicot

Las señales de fraude alejaron a gran parte de la oposición. No participarán los partidos Primero Justicia del excandidato presidencial Henrique Capriles, el tradicional Acción Democrática, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo.

5.-Clientelismo

Maduro tiene un nivel de popularidad que oscila entre el 17 y el 30%, números relativamente altos en relación con la gravedad de la crisis. Pero esa aceptación se debe en buena parte a los programas sociales y otras formas de asistencia, que se aplican de manera selectiva con una estrategia clientelista que favorece a los que brindan su explícito apoyo al partido.

6.-Idolatría

Otro factor decisivo es el fervor por Hugo Chávez. Muchos venezolanos desencantados con Maduro siguen apoyando al chavismo por el recuerdo de quien fue presidente entre 1999 y 2013, un líder casi mesiánico que cambió la forma de hacer política en Venezuela. "Si él puso ahí a Maduro es porque él sabía", dicen muchos votantes del núcleo duro chavista.


En lo institucional sobresale la anomalía de dos Parlamentos paralelos. La oposición controla la Asamblea Nacional desde 2015, pero nunca funcionó. Desde el año pasado quedó aún más relegada frente a la nueva Asamblea Nacional Constituyente.


💬Ver 0 comentarios