Las víctimas de un gurú peruano revelan los abusos y explotación a las que fueron sometidas (semisquare-x3)
Fotografía sin fechar muestra a la ciudadana española Patricia Aguilar mientras carga un bebe, en Chanchamayo, Perú. (EFE)

La joven española Patricia Aguilar, quien fuera captada por un peruano autodenominado gurú y casi dos años después rescatada en la selva del Perú, y las otras dos mujeres que vivían con el sujeto, fueron sometidas a abusos, explotación y tratos vejatorios, según testimonios de las propias víctimas a las que tuvo acceso el medio español "El Períódico"

Las mujeres contaron a la Policía detalles de lo que les tocó vivir junto a Félix Steven Manrique, de 35 años y quien se hacía llamar "Príncipe Gurdjieff".

"Steven es el jefe del hogar, como nuestra pareja y padre de los niños, pone las reglas de convivencia. Nosotras trabajamos doce horas diarias y nos hacemos cargo de la manutención de Steven y Patricia y los niños. Él se queda en casa y Patricia, como la buscaban las autoridades, no trabajaba, estaba al cuidado de los pequeños", manifestó una de las mujeres rescatadas, según "El Periódico".

La mujer agregó que la joven española tenía prohibido trabajar debido a que era buscada por la Policía internacional. Además, Patricia Aguilar "estaba al cuidado de los pequeños", cinco en total, de las tres esposas que tenía el gurú.

De acuerdo con los testimonios de las víctimas recogidas por "El Periódico", Manrique les "pedía fidelidad, respeto, orden moral, no salir de noche y saber comportarse". De igual manera, otra de las esposas del gurú señala que este "acudía a cabinas de Internet para conectarse por horas". 

Félix Steven Manrique prometía, a cambio de su obediencia, la "iluminación", que solo conseguirían mediante "la alquimia sexual", que consistía en mantener con él relaciones sexuales sin placer.

Las mujeres liberadas revelaron, además, que Manrique las obligaba a turnarse para sostener relaciones sexuales con él: "Al inicio estábamos en un local, había una cama armada y dos colchones, uno mediano y otro chico. En la cama grande dormía Steven feliz con una pareja. Unas veces una, a veces otra y otras yo. Los otros, nos acomodábamos en el piso", según relató una de las mujeres.

Una de las mujeres también dijo que "todas" tenían "relaciones sexuales con Steven hasta el momento de la concepción". "Cuando me quedé embarazada ya no tuve más y con Patricia ocurrió igual", indicó una de las víctimas.

Según el expediente al que tuvo acceso "El Periódico", tras la llegada de Patricia al grupo en el 2017, el gurú y las otras dos mujeres dejaron su domicilio en Lima para trasladarse a San Martín de Pangoa (a unas 177 millas de Lima). 

Mientras que Patricia cuidaba a los niños, las otras 2 mujeres trabajaban 12 horas al día en un restaurante y sus ganancias se las entregaban al gurú, quien no tenía un trabajo. Precisamente una de las acusaciones de la fiscalía contra Manrique es la de explotación laboral. 

El pasado 5 de julio, la Policía detuvo a Manrique en una habitación alquilada donde él pasaba el día durmiendo. En ese lugar también vivían dos de las mujeres. Patricia fue hallada en el campo viviendo en condiciones infrahumanas junto a los cinco niños.

"No teníamos luz, agua ni desagüe, pero nos agenciábamos de agua de un riachuelo. Nos hemos contagiado varias veces la UTA (enfermedad causada por un parásito) en diferentes partes de nuestros cuerpos, donde en la actualidad tenemos cicatrices y esas partes se quedaron duras", le dijo Patricia a la policía.

Los niños, de entre tres y diez años, contaron a la Policía cómo Manrique los golpeaba. "Quiero mucho a mi mamá, pero ella a veces me golpea, pero mi papá me pega más, una vez me tiró un golpe de puño en la cara, yo he visto como una vez le pegó y le ahorcó a mi mamá, por eso a mi papá no le quiero; él no trabaja, solo para sentado y reniega mucho… él le manda mucho a mi hermana, le dice: pásame esto, haz esto, como si fuera su sirvienta. Yo no he estudiado, pero quiero, mi mamá dice que no estudio porque no nos alcanza la plata", narró el niño de cinco años.

Ninguno de los niños iba al colegio y todos tienen desnutrición crónica. El informe médico de la hija recién nacida de Patricia detalla su bajo peso, tres kilos y medio, y múltiples afecciones, de acuerdo con "El Periódico".

Hoy Patricia y su hija de dos meses están en España. La mujer, de 19 años, regresó a su país el 10 de julio junto con su padre.

La joven, de 19 años, se fue de casa el 7 de enero del 2017, cuando el gurú la convenció por Internet para que huyera al Perú y se uniera a él. Según su familia, el hombre le escribía desde que ella era menor de edad.


💬Ver 0 comentarios