El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncke, izquierda, besa al principal negociador del Brexit de la Unión Europea, Michel Barnier, durante una conferencia de prensa al conlcuir la cumbre de la UE en Bruselas el domingo 25 de noviembre de 20 (semisquare-x3)
El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncke, izquierda, besa al principal negociador del Brexit de la Unión Europea, Michel Barnier, durante una conferencia de prensa al conlcuir la cumbre de la UE en Bruselas el domingo 25 de noviembre de 20

Bruselas — En un hito agridulce, los líderes de la Unión Europea se reunieron el domingo para sellar un acuerdo sobre la salida de Gran Bretaña el próximo año, lo que será la primera ocasión que un país miembro se desprende del bloque de 28 naciones.

Para los líderes fue cuestión de minutos respaldar el acuerdo durante una cumbre en Bruselas. El pacto fija el procedimiento de divorcio, protege los derechos de los ciudadanos del Reino Unido y de la Unión Europea afectados por el Brexit y mantiene abierta la frontera con Irlanda. También rubrica un documento de 26 páginas que establece los objetivos para relaciones futuras una vez que Gran Bretaña se desprenda del bloque en marzo.

Apenas media hora después de que comenzó la cumbre, el presidente de la Unión Europea tuiteó: “EU27 ha respaldado el Acuerdo de Retiro y Declaración Política para futuras relaciones entre la Unión Europea y el Reino Unido”.

La premier británica Theresa May elogió el pacto como el inicio de un nuevo capítulo para Gran Bretaña, no así el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, quien señaló que la salida del Reino Unido es una tragedia.

“Es un día triste”, dijo Juncker.

Dijo a los reporteros que el acuerdo era “el mejor posible”, pero la cumbre “no es momento de júbilo ni celebración. Es un momento triste, es una tragedia”.

El acuerdo sienta las bases para el desprendimiento de Gran Bretaña del bloque, aunque a Reino Unido le espera un complicado camino por delante.

En un comunicado formal que respalda el pacto, el bloque llamó a las instituciones de la UE “a tomar las medidas necesarias para garantizar que el acuerdo pueda entrar en vigor el 30 de marzo de 2019, y proveer un retiro ordenado”.

El Reino Unido está programado a dejar la Unión Europea a la medianoche de Bruselas del 29 de marzo.

El principal negociador de la Unión Europea, Michel Barnier, dijo que ahora que se completó la primera fase, ambas partes necesitaban trabajar en “una ambiciosa sociedad sin precedentes”.

“Ahora es momento que todos asuman su responsabilidad. Todos”, declaró.

El premier holandés Mark Rutte dijo que el acuerdo — resultado de año y medio de desgastantes negociaciones entre Gran Bretaña y la Unión Europea — era desafortunado, pero aceptable.

“Creo que nadie gana. Todos perdemos porque el Reino Unido se va”, dijo Rutte. “Pero dado el contexto, este es un resultado balanceado en el que no hay ganadores políticos”.

El sábado se superó el último gran obstáculo para formalizar el acuerdo, cuando España levantó sus objeciones sobre el disputado territorio británico de Gibraltar.

El Parlamento Europeo aún debe ratificar el acuerdo, lo que según el presidente del Parlamento Antonio Tajani podría suceder en enero.

Para May, lo más desafiante será conseguir la aprobación del Parlamento Británico.

May se encuentra bajo una intensa presión de legisladores tanto a favor del Brexit como a favor de la Unión Europea, quienes se oponen en grandes números al acuerdo de salida y amenazan con votar en su contra una vez que se presente el próximo mes ante la Casa de los Comunes.

Quienes están a favor del Brexit creen que dejará a Gran Bretaña demasiado ligada a las reglas europeas, mientras que los simpatizantes de la Unión Europea señalan que levantará nuevas barreras entre el Reino unido y el bloque — su vecino y principal socio comercial.

May afirma que su acuerdo cumple con lo más importante para los votantes a favor del Brexit — control de presupuestos, políticas migratorias y leyes — al tiempo que retiene vínculos estrechos con sus vecinos europeos.

Planea pasar las próximas semanas presentándolo a políticos y al pueblo británico antes de la votación del Parlamento el próximo mes.

En una “carta a la nación” difundida el domingo, May dijo que haría “campaña con el alma y el corazón para ganar el voto y cumplir con el acuerdo de Brexit, por el bien de todo el Reino Unido y su gente”.


💬Ver 0 comentarios