Ángel Hernández ha asegurado que no tiene miedo y que está muy tranquilo porque su esposa dejó de sufrir (semisquare-x3)
Ángel Hernández ha asegurado que no tiene miedo y que está muy tranquilo porque su esposa dejó de sufrir. (EFE)

Las autoridades liberaron en Madrid (España) a Ángel Hernández, un hombre de 70 años que había sido encarcelado por suministrar una sustancia para ayudar a morir a su mujer, de 61 años y que padecía una enfermedad terminal irreversible, informó la justicia española.

El Tribunal Superior de la Justicia de Madrid (TSJM) informó que la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 36, en función de guardia de detenidos, acordó la puesta en libertad sin medidas cautelares de Hernández.

Medios españoles detallan que la Fiscalía tampoco ha pedido pena de prisión ni otras medidas cautelares contra el hombre sobre quien pesa una imputación inicial de la supuesta comisión de un delito de cooperación al suicidio.

Hernández reconoció los hechos objeto de investigación durante su comparecencia inicial.

La fallecida, según dijeron a Efe otras fuentes de la investigación, es María José Carrasco, enferma desde hace tres décadas de esclerosis múltiple, dependiente de su marido, quien había reclamado que el Congreso aprobara una ley de eutanasia.

En España hay una creciente demanda social para que se legalice la eutanasia.

Según varias encuestas, más del 80% de los españoles está a favor de regularla, pero el proyecto de ley presentado por el Partido Socialista el pasado año está bloqueado en el Congreso, debido a que tanto el conservador Partido Popular (PP), como Ciudadanos (liberales) solicitan continuamente la ampliación del plazo de enmiendas.

El proyecto socialista contempla el "final anticipado de la vida con el objetivo de evitar alargar el sufrimiento" de personas con enfermedad grave e incurable o discapacidad crónica que implique un gran padecimiento.

Según informó a Efe la Jefatura Superior de Policía de Madrid, la detención del marido de Carrasco tuvo lugar ayer en el domicilio en que el matrimonio residía en la capital de España.

Al lugar acudieron los sanitarios, que confirmaron el fallecimiento y alertaron a la Policía de que el marido le había suministrado una sustancia para provocar la muerte a su mujer, que se encontraba en fase terminal.

En un reportaje del pasado mes de octubre en la prensa española, María José Carrasco afirmaba: "Quiero el final cuanto antes".


💬Ver 0 comentarios