Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero Sukhoi Su-30, de fabricación rusa. (Ministerio de Defensa Federación Rusa)

Venezuela plantaría su bandera en Colombia si sufriera una agresión del país vecino, ya que a los aviones de combate de la Fuerza Aérea venezolana, los Sukhoi Su-30, tardan apenas once segundos en trasladarse hasta Bogotá, dijo este martes el dirigente chavista Pedro Carreño.

"En 11 segundos un Sukhoi está en Bogotá", dijo Carreño durante una entrevista con la televisión privada Globovisión al apuntar a que una agresión armada contra Venezuela desde Colombia encontraría una respuesta rápida.

El dirigente chavista Pedro Carreño dijo este martes que Venezuela plantaría su bandera en suelo colombiano si sufriera una agresión desde ese país, y que a los aviones de combate de la Fuerza Aérea venezolana, los Sukhoi Su-30, les toma apenas once segundos trasladarse hasta Bogotá.

Venezuela cuenta con al menos 20 unidades operativas del cazabombardero Sukhoi Su-30, de fabricación rusa y cuyas características se consideran similares a las del F-15E Strike Eagle estadounidense.

El gobierno venezolano hizo la compra de estas aeronaves luego de estrechar sus relaciones con Rusia y condenar el "imperialismo" de Estados Unidos, su antiguo proveedor de armamento.

"Ante una agresión militar que se cierne desde Colombia primero clavaremos nosotros esta bandera en Bogotá", añadió Carreño agitando el pabellón venezolano antes de asegurar que las fuerzas invasoras no lograrían entrar en ciudades como Maracaibo, San Antonio o San Cristóbal, todas en el oeste de Venezuela y cercanas a Colombia.

También dijo que un eventual conflicto militar tendría como teatro de operaciones el territorio colombiano, y que las Fuerzas Armadas de Venezuela tienen conocimiento de las coordenadas de las principales obras de infraestructura de ese país, como puentes, embalses y refinerías.

"Tenemos las coordenadas del palacio de 'narquiño' (en referencia irónica al Palacio de Nariño) , del barrio El Nogal, donde vive la oligarquía, del embalse El Quimbo (...) de la Refinería de Barrancabermeja, que es la más grande de Colombia ¿O es que los colombianos creen que nosotros somos pendejos y nos vamos a dejar invadir?", insistió.

Rechazó, además, la investigación que presentó la revista colombiana Semana que denuncia presuntos nexos entre el gobierno de Nicolás Maduro y grupos irregulares para desestabilizar Colombia.

En lapublicación, el semanario difunde documentos que señalan que unos 1,500 combatientes de la guerrilla colombiana son de origen venezolano.

"¿Qué vamos a hacer nosotros con 1,500 combatientes si tenemos a Colombia que está montándose en una agresión, una escalada militar, tenemos dos millones de milicianos que se entrenan todos los días abiertamente en los centros de adiestramiento de nuestro país, que tienen su fusil?", preguntó.

Indicó que Venezuela cuenta con al menos 12,000 francotiradores armados con el fusil Dragunov que, aseveró, "es infalible".

"Un cartucho es un enemigo abatido (...), es decir, si cada miliciano cada doce horas echa un tirito son 24,000 invasores que vamos a abatir en un día. Vivo no va a salir quien ose pisar con su bota extranjera la patria de (Simón) Bolívar", dijo.

Por su parte, el presidente Nicolás Maduro anunció este martes la activación de ejercicios militares en la frontera con Colombia en medio de una creciente tensión bilateral tras las denuncias sobre el supuesto apoyo venezolano a grupos rebeldes colombianos.

Sin ofrecer detalles de los alcances de la operación militar, Maduro dijo en un mensaje que se difundió en su cuenta de Twitter que “desplegamos todos los sistemas defensivos” para “desmontar las pretensiones de guerra que nos quieren imponer”.

Antes del inicio de los ejercicios militares fronterizos, denominados “Soberanía y Paz 2019”, el mandatario izquierdista activó la víspera el Consejo de Defensa de la Nación, que agrupa a todos los poderes públicos y los jefes militares.

Durante el encuentro con los miembros de su equipo Maduro acusó a los organismos de inteligencia colombianos de intentar captar militares venezolanos en los últimos tres meses para afectar los sistemas de defensa aérea de Venezuela.

Las declaraciones del gobernante coincidieron con la publicación en la revista colombiana Semana de un artículo que cita supuestos documentos venezolanos que muestran que un oficial militar de alto rango, por instrucciones de Maduro, ordenó a los generales brindar apoyo al llamado "Grupo Rojo" -que serían los grupos rebeldes- en zonas de entrenamiento en Venezuela.

Las autoridades venezolanas rechazaron el artículo considerándolo “basura” y afirmaron que estaba basado en documentos “forjados”.

Los señalamientos surgieron pocos días después de que el presidente colombiano Iván Duque acusó a Maduro de brindar refugio al que fue el principal negociador de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), quien anunció que decidió volver a tomar las armas.

En tanto, Estados Unidos expresó el martes su apoyo irrestricto a Colombia mientras atraviesa un momento álgido en su relación con Venezuela. El embajador estadounidense ante la Organización de los Estados Americanos (OEA), Carlos Trujillo, calificó de “totalmente inaceptable” que Venezuela esté “amenazando la seguridad y tranquilidad de la región”. En tanto, el enviado especial de Estados Unidos a Venezuela, Elliott Abrams, afirmó que si hay ataques de Venezuela hacia Colombia “podemos esperar que los colombianos reaccionen. Y obviamente, apoyaríamos completamente a Colombia en esa situación”.

Maduro ha mantenido durante sus seis años de mandato tirantes relaciones con Colombia y en varias oportunidades ha cerrado la frontera de unos 2,200 kilómetros (1,367 millas) que comparten los dos países.


💬Ver 0 comentarios