Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
Esta fotografía muestra una vista general de la cumbre de la Unión Europea en Bruselas. (AP)

Los líderes de la Unión Europea lograron un acuerdo para hacer frente a la inmigración tras conversar toda la noche con el fin de atender las exigencias italianas para recibir más ayuda.

Donald Tusk, presidente del Consejo Europeo, dijo en un tuit el viernes en la madrugada que 28 “líderes (del bloque) llegaron a un acuerdo” en torno a una solución negociada sobre la inmigración, el principal objetivo de su reunión de dos días.

Diplomáticos de la UE dijeron que los líderes finalmente se pusieron de acuerdo en un concepto de términos vagos enfocado en centros de recepción para atender a migrantes y solicitantes de asilo en naciones del bloque que se ofrecerían voluntariamente para recibirlos.

La canciller alemana Angela Merkel había estado bajo intensa presión con el fin de que lograra un acuerdo para evitar una crisis gubernamental en su país.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, cuyo país se negó a acoger refugiados en el plan de reparto adoptado entre el 2015 y el 2017, celebró un "muy buen compromiso". "Hay declaraciones sobre reubicaciones de carácter voluntario y están basadas en un consenso", agregó.

Para aumentar la presión sobre sus socios de la UE, el primer ministro italiano, Giuseppe Conte, había bloqueado las conclusiones de la primera reunión de trabajo basada en el comercio y la defensa, a la espera de obtener satisfacción a sus demandas de más solidaridad en el reparto de inmigrantes.

Incluso, los dirigentes del Consejo Europeo, Donald Tusk, y del ejecutivo comunitario, Jean-Claude Juncker, se vieron obligados a anular su tradicional rueda de prensa para comunicar los resultados de la primera sesión de trabajo y la pospusieron al viernes, al final de la cumbre.

Giuseppe Conte, cuyo gobierno populista cerró sus puertos en las últimas semanas a barcos como el "Lifeline" o el "Aquarius" con inmigrantes socorridos en el mar y que debieron desembarcar en otros países de la UE, celebró que "Italia ya no está sola" tras el acuerdo.

Plataformas de desembarco

Otras de las propuestas sobre la mesa de la cumbre fue la creación de "plataformas regionales de desembarco fuera de Europa", adonde trasladar a los inmigrantes socorridos en el mar y llevar a cabo también una selección. Aunque se habla del Norte de África, Marruecos descartó este jueves este concepto.

Ante la falta de avances en la reforma de la política común de asilo, un objetivo que el presidente del Consejo Europeo quería para esta cumbre, los diferentes métodos para proteger las fronteras europeas se convirtieron en la prioridad para los europeos.

Esta legislación europea, cuya reforma intentan sacar adelante los 28 desde hace más de dos años, establece que el país europeo que un inmigrante pisa en primer lugar es el encargado de gestionar su solicitud de protección internacional, algo insostenible para los países mediterráneos.

La "minicumbre" a 16 del domingo reflejó el abanico de opciones planteadas por los gobiernos para blindar el bloque: "centros cerrados" en Europa, una mayor cooperación con los países de tránsito y de origen de los migrantes, reforzar Frontex, entre otras.

La "cumbre de todas las cumbres", en palabras de un alto funcionario europeo, dejó incluso en un segundo plano la difícil negociación del Brexit, dominante en las pasadas reuniones, y el balance que hizo la primera ministra británica, Theresa May, sobre ese proceso. 


💬Ver 0 comentarios