(semisquare-x3)
La multitud incendió también la guagua en la que llegaron los hombres a la comunidad de Acatlán de Osorio, en Puebla. (AP)

Dos hombres fueron golpeados y quemados vivos luego de que un grupo de pobladores los señalara como presuntos secuestradores y que querían robarse al menos a dos menores de la comunidad de Acatlán de Osorio.

Según informes de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, los dos hombres, que viajaban en una guagua, fueron detenidos la tarde del miércoles luego de que la Policía recibió denuncias de que eran unos "roba niños", por lo que fueron trasladados a la cárcel municipal. 

Hasta ese lugar llegaron alrededor de 150 pobladores que exigieron les entregaran a los presuntos delincuentes, pero como los agentes se negaron, diciendo que estaban bajo su custodia, la comunidad no se quedó de brazos cruzados. 

Así que lograron entrar a la fuerza para sacar a los presuntos "roba niños", a quienes ataron y comenzaron a golpear en la plaza pública. 

Pero no conforme con molerlos a golpes, algunos pobladores sacaron gasolina y comenzaron a rociarlos con combustible. Los sujetos apenas y podían moverse. Les prendieron fuego, así como también incendiaron la guagua a la que llegaron a la comunidad. 

A pesar de lo fuerte de las escenas que estaban presenciando, algunos habitantes optaron por tomar vídeo con sus teléfonos móviles para subirlos a las redes sociales, donde el linchamiento se ha convertido en una tendencia en México.

Los hombres fueron identificados como Alberto Flores y su sobrino, Ricardo Flores. De acuerdo a los familiares, no eran secuestradores, ellos eran campesinos.

Familiares de los dos linchados acudieron al lugar pocos minutos después de los hechos, rechazaron los cargos de secuestro y aseguraron que solo eran unos campesinos, publicó el diario El Sol de Puebla.

La procuraduría estatal  también descartó que los hombres linchados estuvieran involucrados con algún hecho ilícito, como lo argumentaron los pobladores del municipio de Acatlán de Osorio. 

"De manera preliminar se descarta que los muertos hubieran participado en algún delito, presuntamente se dedicaban a labores del campo", de acuerdo a lo publicado por el periódico El Universal.

Por su parte, la policía estatal informó que las autoridades locales no siguieron el procedimiento establecido para solicitar refuerzos y negociadores. 

Los casos de linchamiento han registrado un incremento en la región central de México. 

En un comunicado, el Gobierno de Puebla lamentó la muerte de estas personas a manos de la muchedumbre y la gobernadora electa del estado, Martha Erika Alonso, se sumó a la condena del linchamiento al lamentar que las autoridades se vean rebasadas en la demanda de dar seguridad.

"Las autoridades municipales de Acatlán de Osorio están rebasadas para brindar seguridad. Condeno enérgicamente los linchamientos suscitados, es inadmisible hacer justicia por propia mano", señaló la gobernadora electa.

La Secretaría de Seguridad Pública del estado de Puebla informó que se investigará el linchamiento y también la razón por la cual la presidencia municipal de Acatlán de Osorio "no informó en tiempo para activar el protocolo" de seguridad.

Un antecedente de este linchamiento sucedió en octubre de 2015 en la comunidad de Ajalpan, donde los pobladores quemaron vivos a dos hombres que hacían encuestas tras acusarlos de secuestro.  

Ante el hartazgo de las comunidades por la falta de acción policíal ante los criminales, en los últimos tiempos, en México han surgido grupos de "justicieros", que han hecho frente a los delincuentes que han acechado a la población. 


💬Ver 0 comentarios