El coronavirus ha causado 426 muertes y más de 20,000 contagiados en 27 países sin que se haya encontrado todavía una vacuna contra él. (Pixabay)

Los niños que visitan el parque temático Tokio Disney tendrían que olvidarse de abrazar a sus personajes favoritos.

Los centros turísticos de Disney en China continental y en Hong Kong están cerrados por ahora, pero el parque de Tokio permanece abierto, con precauciones. El personal del parque usará máscaras, algunos de los personajes disfrazados se abstendrán de abrazar a los invitados y las oportunidades para tomarse fotos con ellos serán limitadas.

Difícil hacer negocios

Mientras, uno de los bancos más grandes de China exigió a sus trabajadores a comer solos y evitar charlar con compañeros de trabajo. En los locales de McDonald’s en Shanghái, los clientes deben esterilizar sus manos y registrar su información de contacto antes de retirar sus alimentos.

Hacer negocios durante una pandemia es cualquier cosa menos algo simple. En un esfuerzo por proteger al personal y a los clientes del coronavirus que se propaga rápidamente, muchas empresas propusieron a sus empleados que trabajen desde casa, restrinjan sus viajes y flexibilicen los códigos de vestimenta para permitirles usar máscaras.

Pero cuando no es posible trabajar de manera remota, la interacción con los clientes es crítica, las empresas buscan compromisos y soluciones alternativas que mantengan a las personas sanas y el negocio a flote.

Las máscaras, por supuesto, están en todas partes, y los guantes son cada vez más comunes. En un vuelo reciente de Air New Zealand desde Vancouver a Auckland, las azafatas usaron guantes quirúrgicos azules mientras tramitaban las tarjetas de embarque de los pasajeros al ingresar al avión. Los bancos también han comenzado a exigir a los cajeros que usen guantes para minimizar la posible transmisión de los clientes, los billetes y las monedas.

Desinfectar el efectivo

En tanto, el Banco Popular de China comenzó a utilizar hornos esterilizadores de luz ultravioleta y de alta temperatura para desinfectar el efectivo que ingresa. También está reemplazando los billetes antiguos con otros recién acuñados.

En la sucursal del banco central en Xi’an, una ciudad en el centro de China, canalizan ozono para combatir el virus. El acceso a su bóveda, donde los bancos retiran efectivo, está restringido a dos a la vez.

También existe el riesgo potencial que los empleados representan entre sí. Los empleados de Bank of China Co. están autorizados a trabajar de forma remota. A quienes han llegado a la sede de Pekín se les ha indicado almorzar por lo menos a un metro de distancia de sus compañeros de trabajo. También se desaconseja charlar y el banco escribió en un aviso a los empleados: “No hay un tema que sea tan urgente que valga la pena arriesgar su vida para discutirlo”.


💬Ver 0 comentarios