Fernando Haddad reemplazaría a Lula da Silva como candidato presidencial (semisquare-x3)
Lula cumple una pena de 12 años por corrupción pasiva y lavado de dinero. (EFE)

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva renuncó a ser candidato a las elecciones presidenciales del próximo 7 de octubre.

El Partido de los Trabajadores anunció que a partir de ahora asumirá el lugar del exmandatario en la campaña el exalcalde de Sao Paulo Fernando Haddad, quien se reunió este lunes con el Lula en la prisión donde este cumple 12 años de condena por corrupción.

Quien fuera ministro de Educación de Lula anunció su candidatura a la Presidencia de Brasil frente a la sede de la Policía de Curitiba donde Lula está preso, rodeado de cientos de simpatizantes que llevan acampados durante más de 5 meses pidiendo la libertad del exmandatario.

En varias cartas escritas desde su celda, Lula dejó claro que la decisión de nombrar sucesor a Haddad es estrictamente personal y no una orientación del partido, intentando así salvarle de algunas resistencias internas y aproximar aún más su figura a la de su recambio de última hora. También reafirmó que el compromiso de los dos es con los pobres, la recuperación económica y la generación de empleo. El lema de su campaña es 'Brasil feliz de nuevo'.

Según fuentes del partido, Lula Haddad se reunieron el lunes por la tarde en la celda en que se encuentra preso el exmandatario y comenzaron a redactar una carta de renuncia a la candidatura.

El fallo del Tribunal Superior Electoral (TSE) informó que si el Partido de los Trabajadores (PT) no inscribe un nuevo candidato hasta este martes, ya no podría participar con un abanderado propio en las elecciones que se celebrarán el próximo 7 de octubre.

Lula ha intentado revertir la decisión de la corte electoral en los tribunales, pero los recursos han sido negados por diferentes instancias, lo que obligó a la formación a presentar a un nuevo aspirante si no se quiere quedar fuera de la contienda.

El apoyo a este profesor universitario ha saltado cinco puntos porcentuales en las últimas semanas y llega al 9%, según el sondeo de la firma Datafolha divulgado la víspera y que revela un empate técnico en segundo lugar entre cuatro candidatos debido al margen de error de dos puntos porcentuales.

Las encuestas están lideradas por el candidato ultraderechista Jair Bolsonaro (24%), hospitalizado después de ser apuñalado la semana pasada durante un mitin, seguido del laborista Ciro Gomes (13%), la ecologista Marina Silva (11%) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (10%).

A menos de un mes para los comicios más inciertos en las últimas décadas, Haddad confía en la transferencia de votos de su padrino político, quien antes de quedar fuera de la disputa electoral contaba con alrededor del 40% de la intención de voto.

Lula fue presidente entre el 2003 y el 2010 y sigue siendo el político más popular de Brasil. Pero no puede postularse para el cargo bajo la ley brasileña "Ficha limpia", que prohíbe a los candidatos presentarse si tienen condenas que han sido ratificadas en apelación.


💬Ver 0 comentarios