El líder chavista aseguró que el 80% del país ya cuenta con suministro eléctrico (semisquare-x3)
El líder chavista aseguró que el 80% del país ya cuenta con suministro eléctrico. (EFE)

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, culpó del apagón del lunes pasado a un "ataque terrorista con fusil" que mantiene sin luz a buena parte del país y del que culpó a la oposición y Estados Unidos, y anunció que vienen días de racionamiento para estabilizar el sistema.

"Vamos a pasar días donde vamos a tener que ir a administración de carga consciente, organizada, para estabilizar el sistema hasta que reconstruyamos todo lo que quemaron", adelantó Maduro, después de que el pasado lunes el país sufriera dos apagones que mantienen desde entonces a Venezuela con problemas de electricidad.

En una llamada telefónica al canal estatal VTV, Maduro reiteró que espera restituir el suministro en toda Venezuela en las próximas horas y estabilizar por completo el fluido en los próximos días.

El líder chavista aseguró que el 80% del país ya cuenta con electricidad en tanto que las regiones aún a oscuras se ubican especialmente en el occidente de Venezuela.

"El Sistema Eléctrico Nacional no está robusto como va a estar en los próximos días porque estamos reparando el corazón del sistema", prosiguió e informó de la aplicación de un nuevo plan de "administración de cargas", racionamiento, del que no ofreció mayores detalles.

Agregó que el ataque, que provocó un incendio en la tarde del lunes contra el patio de transformadores de la principal central del país, la hidroeléctrica del Guri, "se hizo con fusil desde un área escarpada (con muchas rocas)".

"El lugar atacado que fue incendiado es un lugar vital para la transmisión de la electricidad en el país", dijo el gobernante.

Que Venezuela lleve tres días prácticamente paralizada por la falta de energía, sostuvo, "beneficia al imperialismo norteamericano" y a la "derecha diabólica", ambos "detrás de este ataque", que buscaba "provocar un superincendio que nos dejara varias semanas sin luz".

"Detrás de esto está la mano de (el presidente de EE.UU.) Donald Trump", apuntó.

Maduro señaló que existen pruebas que respaldan su versión como las balas usadas en la central hidroeléctrica de Guri y que se ha determinado el tipo de fusil de larga distancia empleado "seguramente por un francotirador".

Las investigaciones, dijo, determinarán si hubo complicidad, al preguntarse cómo con "tanta vigilancia" ocurre este tipo de "ataques" dos semanas después de otro similar que dejó sin electricidad al país durante una semana.

Además, el mandatario llamó a las organizaciones civiles que defienden la llamada revolución bolivariana, algunas de ellas armadas como los "colectivos", a "garantizar la paz" en medio de esta circunstancia.

"Atención (...) que funcionen las cuadrillas de paz, para garantizar la paz, cero guarimbas (guaridas)", expresó en alusión a las protestas antigubernamentales violentas.


💬Ver 0 comentarios