Nota de archivo: Este contenido fue publicado hace más de 90 días

 (horizontal-x3)
El presidente de Maldivas, Abdulla Yameen (en el centro) rodeado por sus guardaespaldas, llega para dirigirse a sus partidarios en Malé, Maldivas (AP Photo / Mohamed Sharuhaan).

Maldivas es un pequeño país ubicado en el océano Índico, a unas 280 millas al sudoeste de la India y conformado por más de 1,200 pequeñas islas. Sus aguas son tan cristalinas que muchos viajeros las consideran un verdadero paraíso natural.

Sin embargo, los eventos políticos y sociales que se han registrado en los últimos días ponen en riesgo el principal motor de la economía local: el turismo.

El pasado 5 de febrero el presidente Abdulla Yameen decretó un estado de emergencia en respuesta a una decisión del Tribunal Supremo que ordenaba la liberación de políticos opositores.

El poco entendimiento entre el oficialismo, la oposición y los poderes del estado ha generado un conflicto que ha ido subido de tono rápidamente. 

Tal es la gravedad de la situación, que en la capital del país, Malé -la ciudad más poblada con unos 100,000 habitantes-, la Policía y el Ejército están autorizados a detener personas si así lo creen conveniente y sin mediar ninguna orden para ello. 

A continuación, 6 claves para entender la situación por la que atraviesa Maldivas, un país en constante estado de emergencia:

1.- El inicio del conflicto

La República de Maldivas ha estado sumida en una grave inestabilidad política desde algunos años. Las tensiones políticas se iniciaron en 2012 cuando una grave crisis, con denuncias de golpe de Estado incluidas, terminaron con el gobierno del presidente Mohamed Nasheed, quien tuvo que renunciar en medio de un levantamiento policial tras haber ordenado el arresto de un juez.

Sin embargo, el detonante de la crisis por la que atraviesa hoy en día Maldivas tiene su origen el 28 de septiembre de 2015.  Aquel día una explosión en la lancha en la que viajaba el presidente Abdulla Yameen hirió a su esposa y a otras personas, que estaban a bordo.

Aunque Yameen resultó ileso y las autoridades declararon inicialmente que la explosión pudo haber sido causada por una falla eléctrica de la embarcación, desde la presidencia indicaron que había sido un intento de asesinato. El vicepresidente Ahmed Adeeb fue arrestado y acusado de traición en relación con el supuesto complot para asesinar al presidente. Luego el Buró Federal de Investigaciones de Estados Unidos (FBI)  investigó la explosión y dijo que no había encontrado evidencia de que fuera causada por una bomba.

2.- Abdulla Yameen, un presidente rodeado de controversias

Abdulla Yameen (59 años) llegó al poder después de unas reñidas elecciones presidenciales en 2013. Su principal rival en esas elecciones fue Mohamed Nasheed, quien en 2012 renunció a la presidencia afirmando que había sido forzado a renunciar "a punta de pistola" por la Policía y el Ejército. Yameen fue elegido presidente en noviembre de 2013 después de que se canceló una segunda ronda electoral cuando los resultados preliminares mostraban que Nasheed iba a la cabeza.

Nasheed fue elegido presidente en 2008 en los primeros comicios democráticos en el país después de tres décadas de gobierno continuo de Maumoon Abdul Gayoom.

3.- La oposición sin voz

Maldivas se encuentra sumido en una profunda crisis política e institucional desde que el 1 de febrero el Tribunal Supremo ordenó la anulación de las sentencias condenatorias a nueve opositores y rehabilitó en el cargo a doce diputados contrarios al Gobierno.

El presidente decidió no acatar el fallo y el 5 de febrero declaró el estado de emergencia durante 15 días asegurando que el Supremo y Gayoom habían orquestado un golpe de Estado para derrocarlo.

Saeed, Gayoom, otro magistrado del Supremo y otras cinco personas han sido detenidas y se encuentran en prisión. Entre ellos se encontraba el expresidente Mohamed Nasheed, quien está exiliado en Londres luego de ser acusado de violaciones a las leyes contra el terrorismo en 2015.  Él fue el primer presidente electo democráticamente en Maldivas, en 2008, pero salió del gobierno cuatro años más tarde tras un levantamiento del Ejército.

4.- Un parlamento golpeado

El estado de emergencia que reina por estos días en Maldivas  incluye la suspensión a la autoridad del Parlamento para cesar al presidente y la jurisdicción del Tribunal Supremo para mediar en las disputas a una eventual destitución del mandatario.

El fallo del del Tribunal Supremo del 5 de febrero pasado había declarado que 12 parlamentarios despojados de sus escaños tenían el derecho retomarlos, lo cual le daría la mayoría a la oposición en el Parlamento.

La medida no fue bien recibido por el presidente Yameen, quien inmediatamente respondió con la suspensión del Parlamento.

Horas antes de que el estado de excepción tocase a su fin, el Legislativo acogió una sesión extraordinaria a la que asistieron sólo 40 parlamentarios, tres menos de los requeridos, debido al boicot de la oposición, y en la que 38 votaron a favor de extender el estado de emergencia por un mes más.

5.- Los millones del turismo, el botín que todos quieren

La crisis política actual se desarrolla durante la temporada alta de turismo, cuando decenas de miles de extranjeros visitan las playas de Maldivas.  La situación ha llevado a los gobiernos de China, EE.UU., India y Reino Unido emitan advertencias a los viajeros que desean visitar ese destino.

El año pasado, viajaron a Maldivas 1.2 millones de turistas -tres veces el tamaño de su población de 400,000- lo cual generó un ingreso de $2,700 millones a la economía local.

6.- Ubicación estratégica y relaciones con las grandes potencias

Aunque sea más conocido como destino vacacional, Maldivas está en pleno centro de la disputa geopolítica entre China e India. En los últimos se produjo un crecimiento en la relación entre Maldivas y China. Un vínculo que viene estrechándose desde que Yameen asumió la presidencia. 

Mientras se siguen construyendo diques que protejan Malé y las demás islas habitadas, el gobierno negocia con la República Popular de China el establecimiento de una base militar en el atolón de Marao. Este asentamiento militar, que además de tener una situación estratégica dentro del archipiélago –cercana a la capital– es, según los expertos, una de las pocas zonas de tierra firme que no sucumbiría a las aguas con un ascenso del nivel del mar moderado.

India y Estados Unidos ya disponen de bases insulares en el océano Índico –las bases en Andamán y Nicobar los primeros y la base de Diego García los segundos. China, por su parte, desea controlar  todo el flujo comercial que transita por el Estrecho de Malacahacia el Mar de China. Para ello tiene entre sus planes extender lo que ellos denominan "El Collar de Perlas", una red de puntos comerciales y militares que se extiende sobre las rutas marítimas chinas del mar Arábigo, el golfo de Bengala y el mar de China Meridional.

La volatilidad es una característica en la política de Maldivas, incluso en lo que a relaciones exteriores se refiere. Mientras que el depuesto presidente Nasheed era proIndia, el actual parece estar comprometido con las aspiraciones de la República Popular China de dominar definitivamente la región.

El gobierno estadounidense pidió al presidente de las Maldivas a que ponga fin al estado de emergencia decretado el pasado 5 de febrero. Además del fin del estado de emergencia, EEUU. instó a Yameen a "defender el estado de derecho", "permitir el pleno y adecuado funcionamiento del Parlamento y del poder judicial" y "restablecer los derechos garantizados por la Constitución".


💬Ver 0 comentarios