El mandatario francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel se saludan en los jardines el Palacio del Elíseo en París, el 11 de noviembre de 2018. (AP) (semisquare-x3)
El mandatario francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel se saludan en los jardines el Palacio del Elíseo en París, el 11 de noviembre de 2018. (AP)

Fráncfort, Alemania — El presidente francés Emmanuel Macron y la canciller alemana Angela Merkel tratan de forjar un frente común hacia los problemas creados por la presidencia de Donald Trump y los altibajos del euro.

Macron realizó el domingo una visita a Alemania para reunirse con Merkel y participar en ceremonias de recordación de víctimas de guerras y dictaduras.

En un discurso ante el parlamento, Macron dijo que la alianza franco-germana tiene “la obligación de no permitir que el mundo caiga en el caos y acompañarlo en el camino de la paz”.

Dijo que Europa no puede cumplir su papel “si no asume una mayor responsabilidad por su defensa y seguridad y está satisfecha con un papel secundario en la escena internacional”.

El mandatario francés está rezagado en las encuestas y Merkel está en una debilitada posición política desde que anunció que no buscará otro período y desde que su partido sufrió agudos reveses en recientes elecciones locales.

Merkel ha apoyado la propuesta de Macron de crear un ejército europeo, pese a las críticas de Trump. Ambos coinciden en que Europa necesita depender menos de otros -inclusive de Estados Unidos- para su defensa. Trump ha perturbado a la OTAN al insistir en que los países miembros paguen más por su defensa y “se protejan a sí mismos”.

Pero a pesar de las apariencias de unidas, los dos mandatarios mantienen profundas discrepancias en sus propuestas para resolver los problemas económicos de la Unión Europea.

Por ejemplo, Alemania y Francia al parecer han llegado a un acuerdo para tener un presupuesto común para la eurozona, una idea favorita de Macron. El ministro de finanzas alemán Olaf Scholz dijo a la agencia de noticias dpa que el acuerdo será presentado el lunes en una reunión ministerial europea y que espera que allí se llegue a un consenso.

Sin embargo, la magnitud del presupuesto -entre 20,000 millones y 25,000 millones de euros, según el ministro de finanzas francés Bruno Le Maire- es muy inferior a la propuesta de Macron. La cantidad equivale a apenas 0.2% de la economía de la eurozona, cuando Macron aspiraba a que sea de varios puntos porcentuales. La idea revela que Alemania se está resistiendo a una transferencia de recursos de países europeos más prósperos como Alemania hacia los más atribulados como Grecia.

Además, persisten discrepancias en los impuestos que habrá que aplicar a empresas de tecnologías como Amazon y Google. La Comisión Europea y el gobierno francés favorecen la aplicación de ese impuesto pero Scholz sostiene que eso lo debe decidir la Organización para la Cooperación Económica y el Desarrollo, un grupo en su mayoría formado por naciones desarrolladas. Debido a que la OCED incluye a Estados Unidos, semejante impuesto afectaría a las compañías tecnológicas estadounidenses por lo cual no parece muy probable un acuerdo al respecto.


💬Ver 0 comentarios