Bomberos combaten un incendio en el Bosque Nacional Jacundá en la región de la Amazonía, Brasil. (AP /Eraldo Peres)

Mientras los bomberos y militares brasileños, equipados con mangueras conectadas a mochilas de goma, enfrentan las columnas de fuego y humo que consumen la flora y la fauna de la Amazonía, una absurda pelea tiene como protagonistas a los presidentes de Brasil, Jair Bolsonaro, y de Francia, Emmanuel Macron.

Bolsonaro dijo este martes que Brasil sólo aceptará la oferta de ayuda internacional para combatir los incendios si el líder francés Emmanuel Macron se retracta de comentarios que le parecieron ofensivos.

El presidente brasileño dijo que Macron lo llamó mentiroso y acusó al líder francés de cuestionar la soberanía de Brasil en un momento de tensión provocada por los incendios que arrasan con la región de la Amazonía.

"En primer lugar, el señor Macron tiene que retirar los insultos que hizo contra mí. Primero me llamó mentiroso y, después, por las informaciones que obtuve, dijo que nuestra soberanía en la Amazonía era un asunto abierto", afirmó el líder ultraderechista.

"Para conversar y aceptar cualquier cosa de Francia, que sea con las mejores intenciones posibles, él tendrá que retirar esas palabras y entonces podremos conversar", agregó.

Macron ha cuestionado la honradez de Bolsonaro y su compromiso para proteger la biodiversidad.

Los países que forman parte del Grupo de los Siete prometieron dar $20 millones para ayudar combatir las llamas en la Amazonía y proteger la selva, además de otros $12 millones de Gran Bretaña y $11 millones de Canadá.

El Instituto Nacional de Investigación Espacial de Brasil, que monitorea la deforestación, registró más de 77,000 incendios forestales en Brasil en lo que va del año, una cifra récord desde que comenzó a llevar la cuenta en 2013. Esto supone un aumento del 85% con respecto al año pasado. Aproximadamente la mitad de los incendios se han registrado en la Amazonia, y más de la mitad de éstos, ocurrió en el último mes.

Después de que Macron se refiriera al posible "estatus internacional" de la Amazonía, el canciller brasileño, Ernesto Araújo, subrayó el carácter incuestionable de la soberanía de Brasil sobre la mayor parte de la región y acusó a los países del G7, principalmente a Francia, de no haber cumplido los compromisos que asumieron en el Acuerdo de París sobre cambio climático.

Según Araújo, en el Acuerdo de París ya están previstos varios mecanismos y fondos que permiten a los países ricos ayudar a los menos desarrollados a luchar contra la deforestacióny a compensar sus esfuerzos por reducir los gases contaminantes, que hasta ahora no han sido activados.

"Nadie necesita de una 'nueva iniciativa para la Amazonía', como sugiere el presidente Macron, cuando ya existen en el ámbito de la Convención del Clima de Naciones Unidas varios mecanismos para combatir la deforestación", escribió Araújo en sus redes sociales.

"Brasil no aceptará ninguna iniciativa que implique relativizar la soberanía sobre su territorio, cualquiera que sea el pretexto y cualquiera que sea el ropaje", agregó el canciller.

El gobierno brasileño también ha garantizado que los incendios en la Amazonía están bajo control y que son comunes en esta época del año, pero que algunos países están aprovechando la situación para justificar sus restricciones comerciales a Brasil.

Según el gobierno brasileño, los incendios forestales ocurren todo los años y en agosto y septiembre son "críticos" por la sequía que afecta a la Amazonía en esos meses, pero los de 2019 tan sólo son los de mayor número en los últimos siete años y están lejos de récords registrados en la década de 2000.

Alrededor del 60% de la Amazonia se ubica en territorio brasileño, aunque la vasta región forestal también abarca partes de Bolivia, Colombia, Venezuela, Ecuador, la Guyana Francesa, Guyana, Perú y Surinam. Sus selvas tropicales absorben dióxido de carbono de la atmósfera y los ambientalistas las describen como una defensa crítica contra el cambio climático.


💬Ver 0 comentarios