Cuatro canadienses y un piloto estadounidense murieron al precipitarse al mar una avioneta en la que viajaban en la isla de Roatán, donde se encontraban de vacaciones en el Caribe de Honduras, informaron los bomberos.

Tegucigalpa — Cuatro estadounidenses y un piloto canadiense murieron luego de que se desplomara la avioneta en la viajaban frente a la isla de Roatán en Honduras, informaron las autoridades este domingo.

José Domingo Meza, portavoz de las fuerzas armadas, confirmó las nacionalidades de las víctimas del accidente ocurrido el sábado.

El Piper Cherokee Six se desplomó en el Atlántico poco después de despegar de la popular isla turística con rumbo al puerto de Trujillo. Minutos después, botes de rescate con buzos de la policía y bomberos recuperaron cuatro cadáveres y llevaron a otra víctima a un hospital, donde murió al poco tiempo debido a lesiones internas, indicaron las fuerzas armadas en un comunicado.

El Departamento de Estado estadounidense confirmó la muerte de cuatro de sus ciudadanos, mientras Global Affairs Canada confirmó el fallecimiento de un canadiense. Las entidades no revelaron la identidad de las víctimas.

Las autoridades hondureñas identificaron al piloto como Patrick Forseth, un canadiense que desarrollaba proyectos turísticos en la zona de la bahía de Trujillo.

Forseth estaba involucrado en una disputa legal con indígenas hondureños de ascendencia africana que lo acusaban de tratar de urbanizar sus tierras ancestrales para convertirlas en propiedades vacacionales para turistas extranjeros.

El hombre defendió a su compañía en el 2017, al afirmar en un comunicado que había comprado el terreno en el 2013 y que en varias ocasiones había tratado de llegar un acuerdo amigable.


💬Ver 0 comentarios