Con música, danzas y mantras, purificaron el ambiente tras el estremecedor rescate de los menores en Tailandia.

Saman Kunan, un exsuboficial de primera clase de la Armada tailandesa fue la única víctima mortal en la titánica operación de rescate de los 12 niños tailandeses y su entrenador.

La doctora Jessada Chokdamrungsuk, secretaria permanente del Ministerio de Salud, informó en un comunicado que todos los futbolistas lloraron y agradecieron al teniente comandante por sacrificar su vida para salvar la de ellos cuando se enteraron de la lamentable pérdida.

Saman murió el 6 de julio pasado, tras completar su misión de transportar tanques de oxígeno hasta la gruta donde fueron encontrados los menores.

Los chicos, de entre 11 y 16 años se están recuperando en un hospital de la ciudad de Chiang Rai.

El buzo perdió el conocimiento poco antes de salir del complejo de cuevas de Tham Luang, tras entregar a los menores y su entrenador su propio tanque de aire, y fue sacado por un compañero. Sin embargo, ya no se pudo hacer más por él.

Los chicos, de entre 11 y 16 años se están recuperando en un hospital de la ciudad de Chiang Rai. Se enteraron este domingo de la muerte de Saman y de que se sacrificó por salvarles la vida, informó el Ministerio de Salud de Tailandia.

La noticia les conmovió y por ello quisieron rendirle un homenaje posando con un retrato de Saman Kunan.

El Ministerio de Salud destacó que los miembros del equipo de futbol inclinaron la cabeza en señal de respeto frente a un boceto del buzo.

La declaración oficial detalló que los menores fueron informados de la muerte de Saman hasta que un equipo médico determinó que estaban mentalmente fuertes para manejar la noticia.


💬Ver 0 comentarios