Decenas de personas en la orilla del río Sena observan la columna de humo y las llamas que consumen a la catedral de Notre Dame este lunes, en París.  (EFE) (semisquare-x3)
Decenas de personas en la orilla del río Sena observan la columna de humo y las llamas que consumen a la catedral de Notre Dame este lunes, en París. (EFE)

Las imágenes de la catedral de Notre Dame en llamas han dado la vuelta al mundo. Esta joya del estilo gótico sufrió un devastador incendio que bomberos trataban de apagar. Sin embargo, no es la única iglesa de París que ha tenido este destino. 

Según publica el diario El País, durante la Comuna de París, en 1873, cuando los revolucionarios se sabían derrotados se dedicaron a quemar todos los edificios públicos que encontraron a su paso, con especial preferencia por las iglesias.

La misma suerte que correo hoy Notre Dame, le ocurrió hace un año a la  histórica iglesia de Saint-Sulpice en París, en la que se filmó la película The Da Vinci Code, inspirada en la novela homónima del autor estadounidense Dan Brown.

El fuego comenzó a primera hora de la tarde del 17 de marzo pasado, cuando cuatro personas se encontraban en el interior de la iglesia. Fue entonces cuando descubrieron que había llamas subiendo por las enormes puertas de la iglesia católica romana. Estas se extendieron a las vidrieras tintadas de arriba y a una escalera cercana. Pero los bomberos consiguieron apagar el fuego rápidamente y nadie resultó herido.

En enero de 2016, dos iglesias fueron quemadas en la localidad de Fontainebleau, al sur de París en Francia. Según la agencia Acriprensa, desconocidos incendiaron la iglesia católica Saint Louis  y derribaron la emblemática Croix de Guise (Cruz de Guise) que estaba en el bosque de Fontainebleau desde 1563. 

Numerosas iglesias de toda Francia han sido atacadas en la última semana. Según informa el diario español ABC han sido 12 ataques y profanaciones de diversa magnitud. Incluso en el este de Francia, en la ciudad de Dijon, la iglesia de Notre-Dame fue profanada y saqueada. Las imágenes sagradas fueron esparcidas por el suelo y pisoteadas.

La catedral de Notre Dame ha sido escenario de funerales de Estado -del general De Gaulle, de los presidentes Pompidou y Mitterrand, y otras figuras-, un lugar cargado de historia. 

Además, el lugar fue escogido para celebraruna misa con motivo de la liberación de París, el 26 de agosto de 1944, tal vez el momento más importante de la historia contemporánea de Francia. Es, naturalmente, patrimonio de la humanidad de la Unesco.

París nació en una isla, cuyo centro ocupa Notre Dame, y se extendió desde allí. A pesar del gran crecimiento de la ciudad, su catedral nunca ha cedido su papel central, y no solo sus habitantes sino también para los casi 14 millones de turistas que la visitan cada año.

“Es un símbolo de París, es mucho más que una catedral”, explicó a El País el catedrático de Historia Medieval de la Universidad Autónoma de Barcelona, José Enrique Ruiz-Domènech, uno de los grandes medievalistas europeos. 

Nada indica que el incendio haya sido provocado, a pesar de la amenaza terrorista permanente. La hipótesis que se baraja es la de algún error o algún incidente relacionado con las labores de renovación en curso.


💬Ver 0 comentarios