El canciller ecuatoriano señaló que "la ausencia de un estatus migratorio y laboral" vuelve a los venezolanos "altamente vulnerable a la trata de personas, al tráfico ilícito, a la explotación laboral, la extorsión, el abuso sexual, el reclutamiento a actividades delictivas, la discriminación y la xenofobia".

El gobierno de Ecuador presentará un plan de acción sobre el inusual aumento de los flujos migratorios venezolanos en la región, durante la II Reunión Técnica Internacional sobre este fenómeno de movilidad humana quese lleva a cabo desde ayer en Quito.

Representantes de Argentina, Brasil, Colombia, Costa Rica, Chile, Ecuador, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana y Uruguay están reunidos en Quito para buscar financiamiento para atender las demandas de los inmigrantes venezolanos que arriban a los países de la región.

La Cancillería ecuatoriana indicó en un comunicado que esta cita, a la que han confirmado asistencia once países latinoamericanos, busca "encarar el impacto social y económico de la crisis migratoria venezolana".

"El fenómeno de la migración requiere un enfoque coordinado para mitigar sus efectos en la región", afirmó el canciller ecuatoriano, José Valencia, en declaraciones reproducidas por su despacho, quien precisó que han sido convocados 15 países.

Los representantes de estos países debaten sobre el plan de acción que Ecuador pondrá a consideración y que incluye tres ámbitos: "Mecanismos de permanencia regular, cooperación regional con Venezuela y cooperación internacional".

A la cita de Quito también han sido invitados 22 países como observadores, entre los que constan Estados Unidos, Suiza, Catar, Japón, Corea del Sur y delegados de la Unión Europea, entre otros, que también han confirmado su participación.

En el caso de la invitación realizada a Venezuela, José Valencia reiteró que "la Cancillería ecuatoriana incluye a todos los actores, pues está convencida que esta crisis humanitaria debe ser encarada por toda la región".

Por su parte, Venezuela no participó del evento, al igual que Bolivia, aunque este último país sí estuvo en la primera reunión llevada a cabo en septiembre pasado, también en Quito. En aquel entonces, los países del continente le solicitaron al presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, que acepte la ayuda humanitaria para su país.

También se prevé la presencia de representantes de Naciones Unidas, la Comunidad Andina de Naciones (CAN)-Mercosur, la Organización de Estados Americanos, la Conferencia Suramericana sobre Migraciones (CSM) y la Conferencia Económica para América Latina (Cepal), entre otros.

Se esperan avances sobre los aportes financieros de entidades como el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF), el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), así como de países y otras entidades.

Al diálogo regional, además, fue convocado el representante especial del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (Acnur) y el de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) para el caso venezolano, Eduardo Stein.

El comunicado de la Cancillería dice que, según Naciones Unidas, "se requiere la cooperación de la comunidad internacional para enfrentar la peor crisis humanitaria de la historia de la región".

Agregó que la Acnur ( Agencia de la ONU para los Refugiados) ha señalado que unos 3 millones de venezolanos han salido de su país en los últimos cuatro años.

Sólo en 2018, han ingresado a Ecuador más de 600,000 venezolanos, de los cuales se han quedado 250,000, según estimaciones de las autoridades ecuatorianas. 


💬Ver 0 comentarios