La futura primera dama de Brasil, Michelle  Bolsonaro (semisquare-x3)
La futura primera dama de Brasil, Michelle Bolsonaro. (AP)

Michelle Bolsonaro, la joven esposa del presidente electo de Brasil, supo cultivar un perfil bajísimo prácticamente durante toda la campaña. Ahora, ella sostiene que cuando Jair Bolsonaro asuma el poder, todos los "rótulos" sobre su imagen caerán. "Él no es esa persona. Mi marido es un príncipe", dijo en una entrevista con la Red Súper de Televisión, divulgada ayer.

La futura primera dama de Brasil, de 38 años, contó que oró para que Bolsonaro tenga sabiduría en la presidencia. "Yo creo que es el momento que el Señor nos está dando para mostrar quién es Jair Bolsonaro. ¿Ya se equivocó? Ya se equivocó. ¿Quién nunca se equivocó? Él tiene 63 años, tuvo una educación totalmente diferente a la mía. Tenemos una diferencia de edad grande, pero está madurando, está creciendo. Este es el momento para que crezca. Este es el momento para que él tenga sabiduría. Siempre he orado: 'Señor, dale sabiduría a mi marido'".

Sobre las polémicas que protagonizó su marido en la campaña, con expresiones racistas, homofóbicas y machistas, Michelle expresó: "¿Crees que estoy de acuerdo? Estoy de acuerdo con él en un 99%, pero no estaba de acuerdo con la forma en la que hablaba, cómo él ponía las palabras. Eso me hería también. Y muchas veces, yo peleé con él, y le recordaba: 'Mira que tienes un pastor, una familia".

Según Michelle Bolsonaro, su marido "es una persona totalmente diferente dentro de casa".

"Yo le digo: 'Sos un personaje fuera de casa, y hasta me gustaría que fueras un poquito así dentro de casa, que tengas un poquito más de energía'. Pero él es una persona con un corazón hermoso", dijo.

Además, la futura primera dama contó que su marido tendrá dificultades para salir de Río de Janeiro, donde viven, para instalarse en Brasilia. "Él ama playa, ama la libertad. Él rompe todos los protocolos de seguridad. Vamos a mudarnos a Brasilia después de Navidad. Para Bolsonaro, será más complicado. Él ama esa ciudad (Río de Janeiro)".

Michelle conoció a Jair Bolsonaro en 2007 en la Cámara de Diputados, cuando ejercía como secretaría parlamentaria. Seis meses después se casaron y el entonces diputado la contrató como asesora de su partido.

Sin embargo, después de que Bolsonaro le triplicara su sueldo la Justicia brasileña decidió apartarla de su cargo alegando en su contra nepotismo en la administración pública.


💬Ver 0 comentarios