(horizontal-x3)
Un partidario del candidato presidencial de la oposición Salvador Nasralla sostiene un poster de campaña durante una manifestación enTegucigalpa, Honduras (AP).

Tegucigalpa -  El candidato opositor Salvador Nasralla pidió el jueves a la comunidad internacional la creación de un tribunal especial para solucionar la grave crisis política que atraviesa Honduras, tras alegar un supuesto fraude en las elecciones presidenciales en las que se enfrentó al mandatario Juan Orlando Hernández.

Nasralla dijo por televisión que el Tribunal Supremo Electoral interfirió el sistema de cómputo para favorecer a Hernández, quien busca su reelección, en los comicios del 26 de noviembre.

"Yo gané por 15 puntos, pero el día de la votación hubo un robo descarado", sostuvo. "Y el pueblo quiere saber la verdad de lo que pasó", añadió.

El presidente del tribunal electoral, David Matamoros, desestimó la petición de Nasralla de delegar la tarea en un órgano internacional imparcial y expresó su anuencia a examinar sólo las actas de unas 5,000 mesas de votación impugnadas por supuestas irregularidades.

"No podemos seguir con el mismo árbitro porque está descalificado", dijo Nasralla.

Según el candidato de la Alianza Opositora contra la Dictadura, Matamoros debe entregar toda la documentación del proceso a un organismo internacional. Eso incluye las maletas que contienen las urnas, actas, cuadernillos y papeletas con la firma de cada votante y los representantes de los partidos políticos.

La Organización de Estados Americanos denunció la víspera una "falta de garantías y transparencia" en las elecciones de Honduras, sumido en el caos por las protestas de quienes apoyan a los dos contendores.

La OEA no descartó "la posibilidad de recomendar un nuevo llamado a elecciones con garantías de que se corrijan las debilidades identificadas", si las instituciones hondureñas no pueden solventar las dudas sobre la votación.

Simpatizantes de Nasralla mantienen bloqueados tramos de las carreteras más importantes del país para exigir una solución rápida al conflicto. En tanto, los seguidores de Hernández tienen previsto realizar una movilización en Tegucigalpa.

"La ingobernabilidad persiste en Honduras y es terrible", dijo el profesor universitario Filadelfo Martínez. "Es vital que los líderes depongan sus actitudes en aras de la patria", añadió.

El gobierno intentó contener la tensión social imponiendo un toque de queda nocturno de 12 horas y decretando el estado de emergencia nacional durante 10 días. El miércoles, a instancias de la OEA, lo redujo a nueve horas y solo en nueve de las 18 provincias del país.

Siete gobiernos latinoamericanos anunciaron la víspera que apoyan el recuento de votos en Honduras: Argentina, Chile, Colombia, Guatemala, México, Paraguay y Perú.

Los siete países integran el Grupo de Lima, de 11 miembros, creado para hacer un seguimiento a la crisis venezolana.


💬Ver 0 comentarios